México envía 4.000 soldados para evitar robo de combustible

Una camioneta de seguridad de Pemex sigue a un camión cisterna lleno de gasolina que se dirige a las zonas que sufren desabasto de combustible, en Veracruz, México, el miércoles 9 de enero de 2019. (AP Foto/Felix Marquez)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El gobierno de México envió helicópteros y 4.000 soldados para que vigilen los oleoductos y depósitos de combustible como una medida contra los enormes robos del carburante, anunció el viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los helicópteros buscan a pandillas organizadas que perforan los oleoductos subterráneos de distribución de gasolina y diésel para robar el combustible. López Obrador ordenó el cierre de oleoductos cruciales el 18 de diciembre después se incrementaran los robos.

En las gasolineras de la Ciudad de México y los estados circundantes continuaban el viernes las largas filas. Por el momento se utilizan camiones cisterna para suministrar el combustible que suele distribuirse por los oleoductos.

La mayoría de los mexicanos comprenden la necesidad de combatir el robo de combustible, el cual representa una pérdida de 3.000 millones de dólares al año, pero el desabasto empezaba a colmar su paciencia.

“Explico esto porque hay mucha gente haciendo colas en las gasolinerías y con razón se desesperan, se fatigan, se molestan. Pero les pedimos que nos comprendan, que tenemos que resolver este asunto entre todos los mexicanos”, afirmó el mandatario.

Aunque López Obrador prometió que no dará marcha atrás en la ofensiva, se desconoce qué tanto se extenderá la lucha.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, dijo que las pérdidas económicas por el desabasto de combustible superan los 60 millones de dólares debido a demoras en la distribución de bienes y trabajadores.

De Hoyos dijo que “es una medida emergente, pero que no puede mantenerse por más tiempo”.