México: Desmienten versión policial sobre ataque

MEXICO (AP) — Los policías federales que dispararon contra un vehículo diplomático en el que viajaban dos agentes de la CIA y un marino mexicano en Tres Marías, al sur de la capital mexicana, no estaban investigando el secuestro de un empleado gubernamental, excusa que esgrimieron para justificar el ataque, según explicó el domingo la subprocuradora, Victoria Pacheco.

"El día 23 (de agosto) efectivamente existe el evento (el secuestro), pero objetivamente nada tiene que ver con la investigación", ahondó Pacheco.

En realidad, la balacera tuvo lugar el 24 de agosto.

Las pruebas científicas presentadas por Pacheco en la sede de la Procuraduría General de la República (PGR) concluyen que fue un ataque directo, sin intercambio de balas entre los vehículos, perpetrado por los 14 policías federales, todos ellos detenidos, y con responsabilidad de cinco mandos, cuatro de los cuales no se han presentado todavía ante el juez para declarar.

Esta versión contradice la facilitada por la policía federal, que insiste en que la balacera fue producto de una confusión ocurrida mientras intentaban esclarecer el secuestro en esa misma zona de Salvador Vidal Flores Pérez, director de Protocolo del instituto Mexicano de Antropología e Historia (INAH).

Maribel Cervantes, comisionada de la policía federal, aseguró al periódico Milenio, en una entrevistada publicada el jueves pasado, que habló con las autoridades estadounidenses para asegurarles que no se trataba de una emboscada ni de un atentado y que entregó a estos funcionarios toda la documentación que acreditaba la versión del secuestro.

En cambio, la procuraduría rechaza esta hipótesis y sostiene que fue una emboscada a la camioneta con placas diplomáticas que recibió 152 impactos de bala, el 40 por ciento de ellas sobre los cristales del piloto y el copiloto. Los casquillos y las balas recogidos en el lugar demuestran se utilizó armamento pesado para atacar a los tres ocupantes del vehículos, dos de los cuales, los dos agentes de la CIA, resultaron heridos.

El vocero de la policía Federal, José Ramón Salinas, dijo no querer comentar nada sobre este asunto.

Interrogada por la AP acerca de si en el ataque está involucrado el crimen organizado, Pacheco dijo: "En la subprocuraduría en cargo no tenemos esta línea de investigación".

Un alto funcionario estadounidense dijo a la AP que hay contundentes pruebas circunstanciales que acreditan que los policías federales que dispararon trabajan para el crimen organizado.

Los agentes de la CIA se dirigían el día de la balacera a un instalación militar con un capitán de la Marina mexicana cuando hombres armados abrieron fuego contra su carro y se inició una persecución.

La Procuraduría considera probado que los policías federales, miembros de un cuerpo que históricamente es conocido por estar infiltrado por los carteles de la droga, iban vestidos en ese momento de civil y viajaban en vehículos particulares, hechos que trataron de ocultar a posteriori.

La PGR ordenó detener a cuatro mandos de la Policía Federal como supuestos responsables de planear el ataque y hacer mentir a los agentes sobre sus intenciones pero no fueron detenidos porque solicitaron amparo. Un quinto mando, un comandante, sí prestó declaración por un delito de encubrimiento pero quedó en libertad al pagar una fianza.

Los policías detenidos enfrentan cargos por delitos de homicidio en grado de tentativa, daño en propiedad ajena, portación de armas de fuego de uso exclusivo del ejército y encubrimiento.

Cargando...

 

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK