Más de 100 muertos durante evacuación en Siria

Por SARAH EL DEEB y PHILIP ISSA
1 / 2
En la imagen tomada de un video proporcionado por la Agencia de Noticias Thiqa, rebeldes armados se encuentran en el lugar donde se registró una explosión que causó daños a varios autobuses y camionetas en el áreea de Rashideen, un distrito controlado por fuerzas rebeldes en las afueras de la ciudad de Aleppo, Siria, el sábado 15 de abril de 2017. (Thiqa News vía AP)

BEIRUT (AP) — El traslado de una población en Siria fue reanudado el sábado tras un mortífero estallido que dejó al menos 100 muertos —entre ellos niños, partidarios del gobierno y combatientes opositores— en un punto de evacuación, lo que le da nueva urgencia al muy criticado operativo.

La explosión ocurrió en una terminal de autobuses en el área de al-Rashideen en la que miles de simpatizantes del gobierno evacuados un día antes aguardaron impacientemente durante horas, al tiempo que los combatientes de la oposición vigilaban el área mientras los negociadores discutían sobre cómo llevar a buen fin el acuerdo de traslados.

A pocos metros de distancia, cientos de evacuados de zonas pro rebeldes también deambulaban en un estacionamiento limitado por muros, vigilados por las tropas del gobierno.

En las imágenes de video del lugar podían verse cuerpos, entre ellos de combatientes, tirados en el piso al costado de autobuses, varios de los cuales quedaron carbonizados y otros despedazados. Fue posible ver objetos personales que colgaban de las ventanas. El fuego consumía varios vehículos mientras los rescatistas luchaban por apagarlo.

Fueron las escenas más recientes en el persistente derramamiento de sangre que experimentan los sirios. A principios de este mes, al menos 89 personas murieron en un ataque con armas químicas en el que las cámaras captaron a niños que arrojaban espuma por la boca y adultos que se esforzaban por respirar.

El sangriento caos luego del ataque del sábado sólo profundizó el rencor hacia los traslados, criticados como ingeniería poblacional. También reflejó el desorden que rodea a las negociaciones entre las partes en guerra. Naciones Unidas no supervisó el acuerdo de traslados de los poblados de Foua y Kfraya, asediadas por los rebeldes, ni de Madaya y Zabadani, sitiadas por el gobierno.

Nadie se atribuyó la responsabilidad por el ataque, pero medios de comunicación a favor del gobierno y la oposición intercambiaron acusaciones, denunciando actos de interferencia extranjera o conspiraciones que socavan el acuerdo.

La televisión estatal al-Ikhbariya reportó que el atentado se debió a un coche bomba que trasladaba alimentos que serían entregados a los evacuados en un área en manos de los rebeldes —al parecer patatas fritas para niños_, y acusaron a grupos rebeldes de perpetrarlo. Un conductor de televisión del área señaló que "no puede haber vida con los grupos terroristas".

"No sé nada sobre mi familia. No los puedo encontrar", se lamentó una mujer entrevistada por al-Ikhbariya mientras lloraba afuera del hospital estatal en Aleppo, a donde fueron trasladados los heridos.

Ahrar al-Sham, el grupo rebelde que negoció el acuerdo, denunció el ataque "cobarde", y dijo que varios combatientes de la oposición, así como partidarios del gobierno, murieron a consecuencia de él. El grupo indicó que el atentado sólo sirve para desviar la atención de los "delitos" del gobierno, e indicó que está listo para cooperar con una pesquisa internacional para determinar quién lo realizó.

Yasser Abdelatif, un funcionario de medios de comunicación para Ahrar al-Sham, informó que cerca de 30 rebeldes murieron en la explosión. Abdelatif acusó al gobierno o a grupos insurgentes extremistas de orquestar el ataque a fin de desacreditar a la oposición.

La Defensa Civil Siria en la provincia de Aleppo, también conocida como los Cascos Blancos, indicó que sus voluntarios han recuperado al menos 100 cuerpos del lugar de la explosión. Ibrahim Alhaj, miembro de los Cascos Blancos, agregó que entre los 100 muertos registrados por los rescatistas se encontraban muchos niños y mujeres, así como combatientes.

Medios oficiales sirios reportaron al menos 39 fallecidos, incluidos menores de edad. El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, un grupo activista con sede en Londres, ofreció una cifra de 43 fallecidos y enfatizó que es muy probable que el número aumente debido a la dimensión de los daños.

En una página en Facebook perteneciente a las poblaciones pro gobierno de Foua y Kfraya se aseveró que todas las personas que viajaban en tres autobuses murieron y se encuentran en calidad de desaparecidos, mientras que un funcionario rebelde afirmó que al menos 30 combatientes de la oposición que cuidaban de los evacuados murieron en el estallido.

De acuerdo con Abdul Hakim Baghdadi, un interlocutor que ayudó al gobierno a negociar las evacuaciones, 140 personas murieron en el ataque. Agregó que se desconoce cuántos rebeldes fallecieron, dado que fueron evacuados a las áreas donde suelen estar.

Horas después de la explosión se reanudó el traslado, y decenas de autobuses, dándole prioridad a los heridos, salieron rumbo a sus respectivos destinos. Antes de la medianoche del sábado, 100 de los cerca de 120 autobuses de ambas partes ya habían arribado.

La explosión golpeó el área de al-Rashideen, un distrito controlado por los rebeldes en las afueras de la ciudad de Aleppo donde estaban varados autobuses con casi 5.000 personas evacuadas de los poblados norteños de Foua y Kfraya, los cuales están asediados por los rebeldes. Los habitantes de ambas poblaciones habían sido desalojados el viernes, junto con más de 2.000 de Madaya, un poblado controlado por la oposición en las afueras de Damasco bajo asedio de las fuerzas gubernamentales.

El secretario general de la ONU Antonio Guterres condenó el atentado del sábado en un comunicado de su portavoz Stephane Dujarric, y exhortó a todas las partes "a asegurar la seguridad de todos los que aguardan a ser evacuados".

"Los responsables del ataque de hoy deben ser presentados ante la justicia", se afirma en el comunicado.