México vive nueva ola de muertes a causa del covid

·4  min de lectura

Daniela Guazo

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 20 (EL UNIVERSAL).- En marzo de 2020 la Ciudad de México registró de manera oficial el primer deceso a causa de coronavirus; ocho meses después se tienen 100 mil 104 muertos y la cifra va en aumento. Además, hay ocho estados en el país en los que está reviviendo el miedo al virus, al presentar un repunte en el número de fallecimientos en las últimas semanas.

Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Estado de México, San Luis Potosí, Zacatecas y Querétaro ya habían pasado por su mayor pico en cuanto a número de decesos, lograron un ligero descenso entre agosto y septiembre, y la nueva ola de contagios ha traído un repunte en las muertes, de acuerdo con un análisis hecho por EL UNIVERSAL.

Las estimaciones hechas por el gobierno federal, tanto de fechas de picos máximos como de cifras catastróficas de muertes, quedaron sobrepasadas por la realidad de la epidemia.

"Fue un error de comunicación. Esos modelos matemáticos para epidemias nos ayudan a ver panoramas, pero no para dar fechas y mucho menos una cifra", asegura Arturo Erderly, doctor en Ciencias Matemáticas y quien se ha dedicado a dar seguimiento puntual a las cifras de Covid-19.

El 6 de julio de 2020 está marcada como la fecha en que más mexicanos murieron a causa de este virus: un total de 756 defunciones en sólo 24 horas. Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Sonora, Tamaulipas y Veracruz concentraron 50%; en esos meses, entre junio y julio, el Estado de México era una de las zonas del país que reportaba más de un centenar de muertes todos los días. Los especialistas esperan que esas cifras no se repitan, a pesar del incremento en el número de casos que hay en el país.

Esta era una crisis anunciada, aseguran especialistas, pues el gobierno tenía claro desde el inicio de la pandemia que entre octubre y noviembre vendría una segunda ola y por eso era importante disminuir el porcentaje de positividad al virus.

En los primeros meses se tenían porcentajes de positividad por encima de 50%; después se logró bajar a 37% y ahora estamos nuevamente en alrededor de 42%, tomando en cuenta los datos de las últimas cuatro semanas, señala Erderly.

La comunidad científica y médica del país ha hecho señalamientos sobre el mal manejo de la pandemia: "Todo lo que hemos dicho ha caído en oídos sordos y esto nos ha dejado esta cantidad de muertos que es más que lamentable", asegura Laurie Ann Ximénez-Fyvie, doctora en Ciencias.

Las curvas de contagio y de muertes ya no van al paralelo, como al inicio de la pandemia. Cuando comenzó la dispersión del virus los médicos no sabían a qué se enfrentaban, y "si las muertes no aumentan tanto es gracias a estrategias de los médicos, que cada vez lo hacen mejor, pero no de las políticas públicas de la Secretaría de Salud", dice el doctor en Ciencias Matemáticas.

En octubre, el promedio de muertes diarias fue de 338, mientras que en los meses más altos de la pandemia, entre junio y julio, se llegó a tener alrededor de 630 diariamente. Ver que el aumento no es tan acelerado como el de los casos es lo que hace suponer a los especialistas que el número de defunciones no va a llegar a un nuevo pico, aunque dejan claro que los datos pueden cambiar en el transcurso de la epidemia.

Repunte en zona norte. El término rebrote no puede ocuparse para la pandemia en México, ya que no hubo un control epidémico de la primera ola, cuando ya teníamos encima el repunte, explica Erderly. Esa es la situación que viven varios estados de México, pero cuatro de los ocho que tienen más marcada esta tendencia, además, se encuentran en una zona en específico: el norte del país.

Chihuahua, Coahuila, Baja California y Durango comparten algunos factores que los hacen estar en mayor desventaja ante el virus: condiciones climáticas de mucho frío, un sector salud más mermado que en el centro del país y, el más claro, su cercanía con una zona que actualmente se encuentra en el máximo de contagios por Covid-19. En pocas palabras, estar tan cerca de Estados Unidos hace que estados del norte estén más expuestos al virus.

Baja California, uno de los estados de México que se caracteriza por el cruce cotidiano de ciudadanos que trabajan en alguno de los dos lados de la frontera, vivió su mayor pico de muertes entre mayo y julio. El más alto fue el 18 de mayo, con 52 decesos, y aunque sus últimas cifras se han quedado en la barrera de las 20 defunciones, los datos de las últimas dos semanas muestran una clara tendencia en ascenso.

Focos rojos. Al hacer un análisis a nivel municipal, los resultados son similares a lo que ocurre cuando se observan los homicidios: con poblaciones muy pequeñas, la tasa por cada 100 mil habitantes se puede disparar, pero en por lo menos cinco municipios del país esta medida muestra un problema sumamente fuerte: Gustavo A. Madero, Azcapotzalco e Iztacalco en la Ciudad de México; Tlaxcala, y Atizapán, en el Estado de México.

En estas regiones las tasas de defunción están por encima de los 150 por cada 100 mil habitantes, una cifra que los convierte en un foco rojo de la epidemia.