México vive el año más mortífero para la prensa: RSF

·3  min de lectura

Alberto Morales

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 26 (EL UNIVERSAL).- La organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF) alertó que con 14 periodistas asesinados en ocho meses, México vive el año más mortífero para la prensa en su historia.

Por medio de una nota sobre violencia contra periodistas, RSF dijo que desde el inicio del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador ha contabilizado 36 asesinatos de periodistas y dos desapariciones, las de Jorge Molotzin Centlal y Pablo Romero Chávez, en 2021 en Sonora.

Indicó que la mayoría de esos asesinatos se concentran en los estados "especialmente gangrenados" por la corrupción y el crimen organizado: Michoacán, Sonora y Veracruz, y en la gran mayoría de estos casos, "la impunidad es casi total".

En entrevista telefónica, Balbina Flores Martínez, representante en México de RSF, dijo que la prensa en el país vive una situación muy grave, pues a más de la mitad del año, la cifra de asesinatos contra periodistas es altísima.

"Los contextos de riesgo para los periodistas son muy graves, por eso hacemos este recuento y pedimos una reunión de alto nivel con el presidente Andrés Manuel López Obrador y su gabinete de seguridad, para hallar soluciones concretas a la espiral de violencia e impunidad contra el gremio".

Leopoldo Maldonado, director regional de la Oficina para México y Centroamérica de Artículo 19, organización internacional que defiende la libertad de expresión, se sumó al diagnóstico y exigencia de RSF.

"Tenemos un año crítico para la prensa en donde se ha matado a más periodistas en México, que se supone que no es un país en guerra, que en Ucrania, esto nos da cuenta de la magnitud del problema", subrayó.

"Hace falta cambiar el mecanismo de protección, y también que las instituciones de procuración de justicia avancen en las investigaciones. El principal aliciente de que la violencia no cese y se incremente, tiene que ver con los niveles de impunidad que alcanzan 98% de los casos", dijo.

Urgió al gobierno federal a desarrollar una política de Estado integral para prevenir y en caso de una agresión proteger, garantizar justicia y reparación; sin embargo, lamentó que es evidente que esto no es una prioridad para los gobiernos federal y estatales.

La organización RSF informó que este 2022, por cuarto año consecutivo, México es el país más peligroso y más mortífero del mundo para los periodistas, por delante de países en guerra como Ucrania o Yemen.

"A pesar del vértigo que causan estas cifras, de los 14 periodistas asesinados este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador sólo ha condenado públicamente cinco", señaló.

El pasado lunes, el periodista Fredid Román Román fue asesinado en Chilpancingo, Guerrero, cuando acababa de salir de su domicilio en su vehículo.

Román Román es el cuarto periodista desde principios de agosto, luego de Ernesto Méndez, Juan Arjón López y Alán González, quienes durante su trabajo denunciaban la corrupción y la violencia en sus regiones.

RSF insta a Alfredo Ramírez, gobernador de Michoacán; a Cuitláhuac García, mandatario de Veracruz; a Evelyn Salgado, Ejecutiva de Guerrero y a Alfonso Durazo, gobernador de Sonora, a reforzar sus mecanismos de protección para la prensa y a identificar a los autores materiales e intelectuales de los asesinatos registrados estos últimos años en sus entidades.

En una declaración, la Unión Europea, Noruega y Suiza condenaron los asesinatos de los periodistas Juan Arjón López y Fredid Román Román, que demuestran el "muy preocupante grado de violencia e intimidación" al que se enfrentan muchos periodistas en México.

* SALDO ROJO

Desde el inicio de este sexenio suman ya 36 asesinatos de periodistas.

Se reportan también dos desapariciones, las de los comunicadores Jorge Molotzin Centlal y Pablo Romero Chávez, en 2021 en Sonora.

La mayoría de los asesinatos se concentran en los estados especialmente gangrenados por la corrupción y el crimen organizado: Michoacán, Sonora y Veracruz.

Los niveles de impunidad alcanzan 98% de los casos.

Por cuarto año consecutivo, este 2022 México es el país más peligroso y mortífero del mundo, por delante de países en guerra como Ucrania.