México y El Vaticano refuerzan lazos diplomáticos

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 26 (EL UNIVERSAL).- Durante el encuentro "Laicidad abierta y libertad religiosa, una visión contemporánea", en el Palacio de la Escuela de Medicina, el canciller de México, Marcelo Ebrard y Pietro Parolin, secretario del Estado Vaticano, refuerzan lazos diplomáticos.

Al conmemorar el XXX Aniversario del restablecimiento de Relaciones Diplomáticas entre el Estado Mexicano y la Santa Sede, el arzobispo de León, Alfonso Cortés Contreras, y el director de la Facultad de Medicina de la UNAM, Dr. Germán Enrique Fajardo Dolci, firmaron una carta de intención para promover los esfuerzos realizados en torno al Códice Cruz-Badiano, documento de valor histórico para la medicina y herbolaria mesoamericana.

El canciller Marcelo Ebrard, quien fungió como testigo de la firma entre el galeno y el arzobispo, resaltó los valores que unen al Estado mexicano y la Santa Sede.

"Nos unen cada vez más causas muy profundas y muy queridas para todos nosotros; yo diría identitarias, respecto a la dignidad humana. Nos une el profundo respeto a la libertad, libertad de creencias, libertad política y libertad", refirió.

Además, mencionó que la Santa Sede y México también suman esfuerzos para mantener la paz, "veo en el ámbito internacional una acción cada vez mayor de la Santa Sede y de México en favor de la paz en un mundo difícil, incierto, conflictivo que tenemos por delante, ahora es buen momento para valorar esta cercanía entre México y la Santa Sede".

Por su parte, Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, se dijo alegre de celebrar el encuentro entre México y el Vaticano, además por las reformas Constitucionales que permitieron el reconocimiento jurídico de la Iglesia por parte del Estado mexicano.

"Transcurridos treinta años México y la Santa sede miran al futuro juntos, compartiendo valores de paz, de fraternidad, de justicia social y respeto a los derechos humanos para alcanzar el mismo objetivo, es decir, el bien común en el pueblo mexicano. La iglesia católica está en primera línea para servir a toda la nación en sus diversos actos de su acción pastoral", resaltó

Detalló que ambos países seguirán mirando al futuro juntos buscando preparar los mecanismos concretos de cooperación para servir al pueblo mexicano atendiendo a la personas más necesitadas.

Por su parte, el arzobispo de México, Carlos Aguiar Retes, aseguró que un gobierno que garantiza los derechos humanos de sus ciudadanos se refleja en un país donde cada persona puede desarrollar sus capacidades y habilidades para el bien de la sociedad.

"Es necesaria la constante revisión y adaptación de los servicios públicos y privados, así como retomar los principios que rigen su misión para verificar que las instituciones efectivamente cumplan su función de colaborar y garantizar el ejercicio de la libertad para las que fueron establecidas", dijo.

Para finalizar, Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), celebró que, a 30 años del restablecimiento de las Relaciones Diplomáticas entre el Estado Mexicano y la Santa Sede, se haya logrado un primer paso en la protección institucional del derecho humano fundamental a la libertad religiosa.

"Se tiene que llegar a permitir que cada persona practique y viva su fe, viva según su conciencia sin llegar nunca a violentar los derechos de las demás personas, contribuyendo a la construcción de una mejor sociedad", finalizó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.