México tendrá transparencia y efectividad en presidencia de la ONU

·5  min de lectura

Víctor Sancho, corresponsal

WASHINGTON, EU, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- México encara el mes en el que presidirá el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con el compromiso de impulsar una labor del órgano de la ONU "transparente y con rendición de cuentas", en un espacio donde el país mostrará su interés por "favorecer y fortalecer la diplomacia preventiva, por poner el bienestar de las personas en el centro de nuestra acción" y por el estudio y consideración del "impacto de las armas pequeñas y ligeras en la paz y seguridad nacionales", entre otros aspectos, señaló el representante mexicano ante el organismo, Juan Ramón de la Fuente.

El periodo 2021-2022 es la quinta vez que México forma parte como miembro electo no permanente del Consejo de Seguridad. Asumir la presidencia para De la Fuente es "una encomienda que asumimos con orgullo, pero sobre todo con plena responsabilidad, sabiendo lo que implica".

"Queremos que sea la nuestra una presidencia abierta, transparente, imparcial, flexible y efectiva", describió el embajador, recordando que las prioridades de México durante este periodo están plenamente alineadas y sustentadas no solo en los principios constitucionales de la política exterior de México, sino también en los preceptos recogidos en la carta de las Naciones Unidas, que "serán las guías que normen nuestro trabajo durante nuestra presidencia".

De la Fuente resaltó el interés de México por "favorecer y fortalecer la diplomacia preventiva, por poner el bienestar de las personas en el centro de nuestra acción, la protección de civiles, la promoción de un enfoque integral que considere el impacto de las armas pequeñas y ligeras en la paz y la seguridad internacionales, la defensa del Estado de derecho, que todas las decisiones del Consejo (de Seguridad) se apeguen al derecho internacional (…), y nos proponemos avanzar en la agenda de mujeres, paz y seguridad".

Por el momento, México ha programado tres eventos "insignia" de lo que será su presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU durante este mes de noviembre. El primero y de más rango será el de próximo martes 9 de noviembre, y que contará con la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador. Bajo el título "Debate abierto sobre exclusión, desigualdad y conflictos", México pretende que "se analicen en el Consejo (de Seguridad) algunas de las causas que subyacen a la inseguridad internacional".

"Consideramos oportuno que el consejo analice el impacto de la corrupción, la exclusión y la desigualdad en los conflictos, y esperamos adoptar una declaración presidencial como resultado del debate", dijo el embajador De la Fuente.

López Obrador estará en Nueva York "menos de 24 horas" y, además de su participación en el Consejo de Seguridad, también se reunirá con el secretario general de la ONU, António Guterres. "Su presencia refleja la importancia que tienen estos temas de carácter social como parte de la agenda para prevenir y tener una visión más integral de lo que puede convertirse en un factor disruptivo para la paz y la seguridad internacionales. Ahí entran temas muchos factores que están interrelacionados", dijo De la Fuente.

Un segundo evento, programado para el martes 16 de noviembre, tendrá como estandarte el debate abierto sobre la paz y seguridad internacionales como objetivo común de los órganos principales de la ONU, que tiene un propósito muy concreto: reforzar los vínculos de los organismos de la ONU con el Consejo de Seguridad para una mejor coordinación y una mayor eficacia en la prevención de conflictos.

En este segundo evento, el representante mexicano espera que aparezcan temas paralelos como los refugiados y la migración. "Nos resultaría sorprendente que no se tocara cuando ese evento está planteando la necesidad de que el Consejo de Seguridad tenga mayor interacción con otros órganos de las Naciones Unidas. Es un tema que ejemplifica la necesidad que existe (de esta coordinación)", apuntó.

Otro punto que también podría tener cabida ahí es la crisis climática, que no tiene espacio concreto en la agenda de este mes por la celebración de la COP26 en Glasgow, pero que es de "estos tipos de temas ejemplifican la necesidad de que haya una vinculación más funcional".

En este sentido, De la Fuente recordó que la situación pandémica que todavía se vive, si algo ha demostrado, es que "trabajando en silos, el esfuerzo multilateral global se ve sumamente diezmado, mermado y su efectividad muy disminuida", y por tanto es más necesaria que nunca la interacción e interconexión entre organismos de Naciones Unidas para solucionar desafíos.

El tercer y último acto en la agenda, el lunes 22 de noviembre, estará encabezado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y tratará sobre "el impacto del desvío y tráfico de armas para la paz y la inseguridad", otro tema de "alta prioridad" para la política exterior de México.

Estos tres eventos, que para De la Fuente guardan una narrativa coherente y hasta lineal, abarcan según el embajador temas "de especial importancia para México".

La agenda acordada no incluye de momento, sin embargo, asuntos de extremada actualidad y urgencia como las situaciones en Sudán, Myanmar o Etiopía. No significa eso que no vayan a estar en el dentro del debate, al contrario: De la Fuente dio por casi una certeza que van a aparecer sobre la mesa en algún momento durante este mes de noviembre.

Dicho esto, el representante mexicano apuntó que es más favorable a que muchos de los temas más reiterados de la actualidad internacional sean debatidos "en consultas" privadas y no tanto en debates abiertos, para evitar repeticiones de posicionamientos públicos ya conocidos y de esa forma tratar de avanzar en resoluciones concretas.

En ese sentido, De la Fuente reiteró su "preocupación" por el deterioro de la situación humanitaria en varios países y regiones mundiales, un "asunto serio" que incluye desde la escasez de agua hasta la insuficiente solidaridad en la repartición de vacunas contra el Covid-19, pasando por hostilidades violentas.

"Son temas que preocupan al Consejo, es la principal preocupación, y será la principal preocupación de México: el bienestar de las personas. Así que haremos lo que esté en nuestras manos para tratar de que la ayuda humanitaria, que se ha convertido en una demanda de una dimensión quizá como nunca habíamos tenido, pueda ser accesible en todos esos lugares en donde se requiere", resolvió el embajador mexicano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.