México suma 2 mil 901 contagios de viruela símica

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- Del 1 de agosto, y hasta el 31 de octubre, se han confirmado en el país dos mil 901 contagios de viruela símica y ninguna defunción, de acuerdo al Informe Técnico Semanal de Vigilancia Epidemiológica, de la Secretaría de Salud (Ssa).

En dicho periodo se identificaron cuatro mil 774 personas que cumplen la definición operacional de caso probable, de los cuales dos mil 901 fueron confirmados, 312 se encuentran en estudio y mil 561 han sido descartados mediante prueba de laboratorio.

El Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) informó que las 32 entidades federativas han notificado casos positivos: Ciudad de México, mil 725 contagios; Jalisco, 327; Estado de México, 295; Yucatán, 102; Quintana Roo, 85; Tabasco, 43; Puebla, 33; Nuevo León, 30; Chiapas, 29; Veracruz, 24; Baja California, 24; Querétaro, 20; Morelos, 17; Guanajuato, 17; y Sinaloa, 14.

Además, Chihuahua, 13; Hidalgo, 12; Coahuila, 12; Nayarit, 10; Tamaulipas, 10; Oaxaca, ocho; Aguascalientes, ocho; Guerrero, ocho; Campeche, siete; Michoacán, siete; Tlaxcala, seis; Colima, cuatro; Sonora, cuatro; Zacatecas, tres; San Luis Potosí, dos; Baja California Sur, uno y Durango, uno.

En cuanto a la distribución por sexo asignado al nacer, el predominio es en hombres en 98%, y el grupo etario 30 a 34 es el mayormente afectado con una tasa de incidencia de 7.6 por cada 100 mil habitantes, con 773 de los dos mil 901 casos confirmados. Mil 702 (58.7%) son personas que viven con VIH, y es la comorbilidad más común; seguida de sífilis, hepatitis C y diabetes mellitus, entre otras.

Se identificaron seis defunciones: cinco hombres y una mujer. Se trató de personas que durante la atención médica tuvieron lesiones compatibles con viruela símica, y que posterior a su estudio de laboratorio fueron confirmadas.

Las causas son analizadas con detenimiento por un grupo de personas expertas en infectología y epidemiología para definir si existe asociación causal entre la defunción y la infección por virus de la viruela símica, informó la SSa.

Los síntomas más comunes reportados son el exantema en todos los casos, que se identifica con erupción de la piel de color rojizo y más o menos extensa; fiebre; dolores de cabeza, muscular y articular; inflamación de los ganglios linfáticos; debilidad o fatiga general que dificulta o impide realizar tareas que en condiciones normales realiza fácilmente; escalofríos y otros.

Esta enfermedad dura en promedio 21 días, y se transmite por contacto directo con las secreciones de una persona enferma a través de mucosas o lesiones de la piel, gotitas respiratorias y objetos contaminados con líquidos corporales.

Es muy importante reconocer el tipo de lesiones que se presentan en la piel. Empiezan como unas ronchitas rojizas, que se convierten en una ampolla en pocos días; posteriormente esa ampolla puede cambiar de color y después se convertirá en costra. Este proceso puede tomar varios días, la mayoría cerca de 21, tiempo durante el cual puede haber contagio si se tiene contacto muy cercano con las lesiones.

Es prevenible al evitar el acercamiento físico directo con personas enfermas o que se sospecha pudieran tener la enfermedad. El contacto sexual es una actividad que debe tomarse en cuenta.

Existen prácticas que incrementan el riesgo de infecciones, incluyendo la que causa el virus de la viruela símica, como: sexo con personas desconocidas, cuartos oscuros o fiestas sexuales; esto, debido al contacto estrecho entre las personas durante estas actividades.

Quienes cuidan a familiares con la enfermedad deben lavar con agua tibia y detergente la ropa, las toallas y sábanas de la persona enferma y los utensilios para comer; además, limpiar y desinfectar superficies contaminadas. En caso de presentar síntomas, las y los pacientes deben evitar acercarse a otras personas y no acudir a lugares públicos.

Al corte del 28 de octubre, a nivel mundial se tienen registrados 77 mil 115 casos confirmados en 109 países, territorios y áreas en las seis regiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y se han documentado 36 defunciones.