México suaviza control sobre agentes de seguridad extranjeros

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Un miembro de la Guardia Nacional Mexicana hace guardia cerca de la frontera entre México y Estados Unidos

CIUDAD DE MÉXICO, 14 ene (Reuters) - El gobierno de México suavizó una reciente reforma a la ley que regula la actuación de los agentes extranjeros en su territorio, según los lineamientos publicados el jueves, que, entre otras cosas, buscan garantizar la confidencialidad de su trabajo, luego de que Estados Unidos ventilara sus discrepancias.

A mediados de diciembre, el Congreso mexicano aprobó polémicos cambios a la Ley de Seguridad Nacional propuestos por el presidente, Andrés Manuel López Obrador, con los que se pretendía reforzar el control sobre los uniformados foráneos que operan en su territorio.

La reforma fue vista ampliamente como una represalia contra Estados Unidos por la detención, en noviembre, del exsecretario de Defensa mexicano Salvador Cienfuegos en una operación inconsulta que tensó la relación entre ambos países. El fiscal general estadounidense dijo que la normativa dificultaría la cooperación bilateral.

Según los lineamientos, los servidores públicos mexicanos deberán informar sobre cualquier intercambio de información con agentes extranjeros hasta tres días después de llevado a cabo el contacto. Sin embargo, el informe no contendrá información sensible, sólo fecha y tipo del contacto, nacionalidad y agencia del agente extranjero, tema y objetivo de la reunión.

Además, las embajadas acreditadas en territorio mexicano deberán enviar un informe mensual a las autoridades locales correspondientes sobre los acuerdos de cooperación bilateral en materia de seguridad. El informe, "deberá preservar la confidencialidad de la información".

También, se condicionó a la "confidencialidad y reserva de información" la presencia de un miembro de la cancillería mexicana en las reuniones entre servidores públicos y agentes extranjeros, implementada en la reforma a la ley.

El altercado diplomático entre Washington y Ciudad de México hizo que Europa y otras naciones expresaran sus preocupaciones sobre los cambios y ejercieran presión sobre México, lo que llevó a una interpretación final más suave de la ley, opinó Eduardo Guerrero, analista de seguridad en Lantia Consultores.

"Creo que quisieron bajar el volumen y el tono con estos lineamentos para no exacerbar un posible enfrentamiento ahora que ya (el presidente electo de Estados Unidos, Joe) Biden y estos funcionarios (estadounidenses) toman posesión", explicó Guerrero, un miembro de la inteligencia mexicana.

Bajo la nueva normativa, los funcionarios mexicanos no necesitarán autorización previa para entrar en contacto con los agentes extranjeros por vía electrónica, telefónica o por cualquier otro medio de comunicación, a efectos de realizar "intercambio de la información".

México y Estados Unidos tienen una amplia y cercana cooperación dedicada a combatir a los grupos del crimen organizado que libran una guerra sin cuartel por el control de rutas para el tráfico de drogas, armas y personas. El vecino del norte mantiene a decenas de agentes en México.

Guerrero sostuvo que es probable que las nuevas reglas se interpreten y apliquen de manera flexible, mientras que la coordinación entre ambos países continuará.

"Tiene que continuar porque dependemos mucho de la inteligencia estadounidense", aseguró.

(Reporte de Diego Oré y Raúl Cortés; Reporte adicional de Drazen Jorgic; Editado por Adriana Barrera)