México da refugio a periodistas que trabajaban en Afganistán y a sus familiares

·5  min de lectura

México recibió este miércoles a un grupo de 124 personas conformado por reporteros que trabajaban en Afganistán y sus familiares, horas después de acoger a cinco jóvenes afganas de un equipo de robótica premiado internacionalmente, todos evacuados tras la toma del poder por los talibanes.

Se trata de quienes están arriesgando sus vidas por informar, por comunicar, que están comprometidos con la libertad de expresión, con la libertad y la independencia de la comunicación”, dijo el canciller Marcelo Ebrard durante un acto de bienvenida de los periodistas en el aeropuerto de Ciudad de México.

El grupo, conformado por trabajadores de diversos medios de comunicación que operan en Kabul, llegó a México tras 20 horas de vuelo desde Doha en un avión de la Fuerza Aérea de Catar, donde también viajaron niños, según imágenes difundidas por la Cancillería.

De acuerdo con The New York Times, un grupo de afganos que trabajaron para ese medio aterrizó, junto con sus familias.

The New York Times narra en su edición de este miércoles que Ebrard se encontraba en casa alrededor de las las 5 de la tarde del 12 de agosto cuando recibió un mensaje en WhatsApp de parte de Azam Ahmed, quien fue jefe de las corresponsalías en Kabul y México y se encuentra de licencia mientras escribe un libro.

“¿El gobierno de México está dispuesto a recibir refugiados de Afganistán?”, preguntó Ahmed, quien mantuvo una relación cordial con Ebrard a pesar de las ocasionales y acaloradas críticas del gobierno mexicano hacia su cobertura. “Tenemos gente allá, gente buena que está intentando salir”.

Ebrard respondió rápidamente que no sería posible, aunque llamó al presidente y le explicó la situación. Alrededor de las 6:30 pm. Ebrard le escribió a Ahmed que estaba listo para brindar garantías y que aceptaría a una lista de afganos.

El canciller Marcelo Ebrard da la bienvenida a peridoistas de varios medios que trabajaban en Afganistán. REUTERS/Edgard Garrido
El canciller Marcelo Ebrard da la bienvenida a peridoistas de varios medios que trabajaban en Afganistán. REUTERS/Edgard Garrido

Según el medio, El Times no difundió su arreglo con México. Luego de que lo consiguió, México extendió la invitación a The Wall Street Journal y The Washington Post. El editor en jefe del Journal, Matt Murray, dijo que el diario planeaba enviar a su equipo, que está ahora en Catar y Ucrania, hacia México. Una vocera del Post no quiso hacer comentarios sobre sus planes.

Horas antes, el gobierno había recibido también a cinco jóvenes afganas integrantes de un equipo de robótica de unas 20 adolescentes que ha sido premiado internacionalmente.

Autoridades de la cancillería no las identificaron directamente por razones de seguridad. Cuatro de ellas ofrecieron una rueda de prensa, con el cabello parcialmente cubierto por un velo y mascarilla sanitaria.

“No solo salvaron nuestra vida sino también nuestros sueños, que buscamos se hagan realidad (…). Nuestra historia no terminará triste por los talibanes”, dijo una de las jóvenes a través de una traductora.

La chica dijo que el equipo de robótica femenino demostró que las mujeres también son capaces de hacer ciencia.

“Ahora que los talibanes han tomado el poder, esto ya no está a nuestro favor (…) En este régimen las niñas nos vemos con dificultades (…) por eso agradecemos estar aquí”, añadió.

Las mujeres, detalló la cancillería, podrán acceder a una visa humanitaria hasta por 180 días con derecho a renovación o podrán elegir el estatuto que ellas prefieran. También se dio refugio a la pareja de una de ellas.

La protección de los valores han hecho que nos comprometamos para que ellas estén en México (…) Se los queremos decir de todo corazón: están en su casa”, dijo Ebrard.

México tiene una larga tradición de otorgar refugio y ha albergado a personalidades como el revolucionario ruso León Trotski y perseguidos políticos de España y países sudamericanos.

Afghan Dreamers

El refugió para las cinco jóvenes se otorgó gracias a la intervención de una organización civil. Los vuelos fueron pagados con donaciones y por una institución mexicana no identificada por motivos de seguridad, que les dará también hospedaje y alimentación de manera gratuita.

Las chicas, que son conocidas como “Afghan Dreamers” (las soñadoras afganas), ganaron un premio especial en el campeonato mundial de robótica de 2017 y recientemente crearon un novedoso respirador para pacientes afectados por covid-19 a partir de piezas de automóviles viejos.

Este equipo de robótica de Afganistán está integrado por unas 20 mujeres, la mayoría adolescentes. Según reportes de prensa, otras integrantes han logrado salir de su país en la última semana.

México anunció días atrás que estaba procesando solicitudes de refugio de afganos, en especial de mujeres y niñas, luego de que los talibanes llegaron hasta Kabul tras la retirada de tropas estadounidenses.

Existe el temor de que regrese la brutalidad que marcó al régimen que dominó Afganistán entre 1996 y 2001 y obligó a las mujeres a permanecer confinadas en sus casas.

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, dijo el martes que la forma en que los talibanes traten a las mujeres, especialmente en lo relativo a su derecho a la educación, representará una “línea roja” para la organización.

La desesperación aumentó este miércoles entre los miles de afganos dispuestos a todo para huir del nuevo régimen talibán, después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, confirmara que las evacuaciones desde el aeropuerto de Kabul terminarán la próxima semana.

Miles de afganos se agolpan desde hace días a las puertas del aeropuerto, custodiado por más de 6 mil soldados de Estados Unidos, con la esperanza de subir a uno de los vuelos fletados por los países occidentales.

Con información de AFP y The New York Times

  

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.