México presenta plan contra la crisis climática aunque apuesta al petróleo

Ciudad de México, 17 jun (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, presentó este viernes un plan de 10 ejes para combatir la crisis climática, en el que su mayor inversión se destinará a reducir los contaminantes de Petróleos Mexicanos (Pemex) en medio de la apuesta del mandatario por los combustibles fósiles.

En su participación en el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Acción Climática (MEF, por sus siglas en inglés), López Obrador adelantó que Pemex, empresa del Estado, destinará 2.000 millones de dólares para reducir en 98 % sus emisiones contaminantes al extraer crudo.

"La empresa de la nación Petróleos Mexicanos destinará una inversión de 2.000 millones de dólares de recursos propios y de créditos internacionales a tasas especiales para reducir hasta en 98 % las emisiones de gas metano en los procesos de exploración y producción en la industria petrolera”, prometió.

UN DECÁLOGO VERDE CON GASOLINA

Dentro de su decálogo, el mandatario señaló que México avanza en su objetivo de alcanzar la autosuficiencia en la producción de gasolinas, diésel y turbosina, por lo que presumió de la modernización de seis refinerías mexicanas, la adquisición de la de Deer Park, en Houston (Estados Unidos), y la construcción de la refinería Olmeca, en Dos Bocas, Tabasco.

Antes de presentar su plan ambiental, en su conferencia matutina, el presidente aseguró que entre enero y mayo México recuperó 75 % de la inversión que realizó por Deer Park, que era copropiedad de la empresa holandesa Shell y con la que plantea procesar 340.000 barriles diarios de petróleo y dejar de exportar en 2023.

“Resulta que de enero a la fecha llevamos 450 millones de dólares de utilidad, tuvimos que pagar 600 millones de dólares, ya estamos a punto de terminar de pagar lo que nos costó”, comentó.

Desde 2019, el Gobierno de México invirtió 36.000 millones de pesos (unos 1.800 millones de dólares) para modernizar las seis refinerías mexicanas, con lo que duplicó la producción de combustibles, según lo expresado por el mandatario en el Palacio Nacional.

A fin de perseguir la autosuficiencia energética, López Obrador detalló que otro de los puntos de su decálogo es terminar la construcción de dos coquizadoras: una en Tula, Hidalgo y una más en Salina Cruz, Oaxaca.

“Nos permitirá transformar el combustóleo en gasolinas y alcanzar un impacto ambiental significativamente menor, es decir, contaminar menos o dejar de contaminar”, justificó.

UN PLAN "SORPRENDENTE"

El mandatario hizo este anuncio después de que el 3 de junio pasado, tras una reunión con el enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, adelantó que daría a conocer un plan "sorprendente", con el que demostraría a todo el mundo que México "es de los países que más energía limpia produce".

En este sentido, mencionó que su decálogo incluye la inversión de 17 empresas estadounidenses del sector energético para instalar 1.854 megavatios (MW) a través de plantas solares y eólicas, que mitigan el impacto al medioambiente por ser fuentes renovables.

Además, dijo que como resultado de estas conversaciones plantea explorar la instalación de parques solares en la frontera de México con Estados Unidos, así como la construcción de redes de transmisión que permitan a México exportar energía eléctrica a estados en el país vecino, como en California.

Asimismo, recordó que está por iniciar operaciones el parque solar fotovoltaico más grande de México, instalado en Puerto Peñasco, Sonora y con una capacidad de generación de 1.000 MW.

En este mismo plan, el presidente mexicano resaltó su compromiso de generar 35 % de toda la energía que se consume en México por fuentes renovables para 2024 y de contar con una producción de 50 % del total de vehículos de cero emisiones en 2030.

Para ello, citó que a mediados de abril, el Congreso mexicano aprobó cambios a la ley para nacionalizar el litio como un mineral estratégico para la nación porque es fundamental en la elaboración de baterías eléctricas.

Por otro lado, celebró que “México está implementando, posiblemente, el programa de reforestación más importante del mundo, con la siembra de un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables”, que beneficia a 420.000 campesinos con un apoyo salarial permanente para cultivar sus tierras.

Para este programa, detalló que se invierten 1.500 millones de dólares al año del presupuesto público, a fin de absorber con estos árboles casi cuatro millones de toneladas de dióxido de carbono.

López Obrador concluyó su mensaje al expresar su solidaridad en “este trascendente asunto” al presidente estadounidense, Joe Biden, y a John Kerry, a quien consideró un “auténtico ambientalista”.

El enviado especial de Estados Unidos para el clima reconoció estos "compromisos tan importantes" y esperó “seguir trabajando” con el Gobierno mexicano en su compromiso de migrar a hacia una economía limpia.

“Quisiera agradecer al presidente de México por sus últimos comentarios sobre trabajo en conjunto con Estados Unidos. Estamos deseosos de seguir trabajando con usted señor presidente”, concluyó Biden al retirarse del MEF.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.