México pide a instituciones de salud estar alertas y notificar probables casos de hepatitis infantil grave; hay 228 casos en 20 países

·7  min de lectura

La Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó que hasta el 3 de mayo se han reportado 228 casos de hepatitis infantil aguda grave, y cuatro fallecimientos, en una veintena de países, por lo que calificó a la enfermedad como un tema de prioridad absoluta. En México todavía no se han registrado casos, pero este miércoles 4 de mayo se emitió el aviso epidemiológico para pedir a todas las unidades de salud estar alertas, reportar cualquier probable infección de este tipo y enviar la muestra correspondiente para su estudio al Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDRE).

“Esta es una hepatitis grave que puede llevar a la muerte. El 10% de los niños que la han contraído han necesitado un trasplante”, explica Alejandro Macías, infectólogo y excomisionado contra la influenza.

Los científicos y autoridades sanitarias todavía no saben qué tipo de patógeno causa esta infección, por lo que se sospecha de una enfermedad nueva.

Lee: Los servicios de salud se restablecen en hospitales, pero aún enfrentan el rezago que dejó el COVID-19

Entre los países afectados están: Reino Unido, España, Israel, Dinamarca, Italia, Bélgica y Estados Unidos. La mayoría de los casos se encuentran en el Reino Unido, el primer país en reportar la ocurrencia a la OMS.

La hepatitis es una inflamación del hígado. Hay diferentes causas, como una infección o una intoxicación por medicamentos o sustancias. Los agentes infecciosos más frecuentes son los virus responsables de las hepatitis A, B, C, D y E. Cuando la inflamación ocurre de manera rápida y abrupta, se habla de una hepatitis aguda.

Hasta el momento, explica la OMS, en su sección de preguntas y respuestas dedicada a la infección, pruebas de laboratorio muestran que estos 228 casos no están relacionados con hepatitis virales ya conocidas; es decir, esta enfermedad es nueva. Los fallecimientos registrados son cuatro, tres de ellos en Indonesia.

En México, el Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (Conave) estableció en su aviso epidemiológico sobre esta enfermedad como definición de caso probable el de toda persona menor o igual a 16 años de edad que presente hepatitis aguda, dé negativo en las pruebas a virus de las hepatitis ya identificadas (de la A a la E) y no presente una causa conocida (toxicidad por fármacos, trastornos metabólicos hereditarios o autoinmunes).

Ante la identificación de casos, dice el aviso, se deberán realizar pruebas en suero, plasma, heces, exudado faríngeo, biopsia respiratoria y hepática (si está disponible); en el InDRE se llevará a cabo la caracterización genética del patógeno y se tendrá que hacer rastreo de contactos e investigación de estos para determinar asociaciones temporales y geográficas.

No se recomiendan las restricciones a viajes ni al comercio desde países donde se hayan identificado casos.

El inicio

Fue el 15 de abril de 2022 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una alerta sobre casos de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños en el Reino Unido. Desde entonces se han notificado más casos.

En muchos de estos, informa la OMS, se constató una infección por adenovirus (un virus común que puede causar síntomas respiratorios o vómito y diarrea, pero que en general no evoluciona a cuadros graves a menos que los pacientes estén inmunocomprometidos). El vínculo entre este agente y un nuevo virus de hepatitis se investiga como una de las hipótesis sobre las causas de esta enfermedad que afecta a las infancias.

El probable agente implicado en esta infección es un adenovirus, explica José Campillo, virólogo de la Facultad de Ciencias de la UNAM, “eso es de destacar porque este es un virus respiratorio que apenas si causa un resfriado. El cuadro que provoca es diarrea, vómitos y fiebre. Pero jamás se había visto que pueda ocasionar hepatitis.”

El especialista dice que todavía se están haciendo más pruebas y hay que esperar, pero puesto que los virus mutan todo el tiempo, una hipótesis puede ser que este adenovirus tuvo mutaciones que le permiten ahora atacar a las células del hígado, los hepatositos.

Y está afectando a los niños, señala Campillo, probablemente porque su sistema inmune es más inmaduro que el de los adultos y apenas está reconociendo a los agentes patógenos.

Respecto a los rumores de que la vacuna contra COVID-19 podría ser la causante de esta hepatitis, la OMS descarta que los casos estén relacionados con esto y subraya que la mayoría de los niños afectados no recibió la inmunización.

En algunos casos sí se detectó la presencia del virus SARS-CoV-2, así que otra línea de investigación, igual que la del adenovirus, es si esta hepatitis está relacionada con un cuadro previo de COVID-19.

Sobre si el mundo está al borde de otra pandemia, la OMS describe que aún hay pocos datos para definir si hay un brote o epidemia. Por ahora el riesgo mundial es considerado bajo. Y como tampoco hay certeza sobre el origen, existe la posibilidad de que se esté identificando una situación que previamente pasó desapercibida porque los casos eran muy pocos.

¿Una nueva pandemia?

A México puede llegar, “sí, puede ser -dice Alejandro Macías- pero no hay que causar una alarma desmedida. En el mundo se han reportado alrededor de 200 casos nada más. Tampoco hay que soslayar su importancia. Pero no es aún una cosa que pueda catalogarse como la causa de una pandemia, hay que esperar a lo que diga la OMS”.

Guillermo de Anda Jauregui, integrante del Consorcio Mexicano de Medicina Genómica (CoViGenMex) e investigador en ciencias biomédicas, explica que dependiendo de cuál sea el agente que causa esta infección, se podrá establecer cuáles son las vías de transmisión y el riesgo de importación a México.

Pero, dice el especialista, por ahora todo son teorías. “En este momento lo que se debe hacer es esperar a que sigan las investigaciones para saber cuál es el agente infeccioso y sus vías de trasmisión”.

En el mismo sentido, Alejandro Sánchez, investigador del Instituto de Biotecnología de la UNAM e integrante del CoViGen-Mex, apunta que mientras no se sepa cuál es el patógeno que causa esta enfermedad y su vía de transmisión, lo que se puede hacer es prepararse para un panorama de que sea un agente de transmisión persona a persona.

“Hay que estar prevenidos, tener medidas de higiene con los niños (lavado de manos, cubrirse al toser o estornudar), llevarlos a sus revisiones periódicas y si se presentan algún síntoma de hepatitis hay que llevarlos de inmediato al médico para que se pueda diagnosticar lo antes posible”.

La hepatitis aguda tiene diferentes síntomas gastrointestinales, como diarrea o vómito, fiebre y dolor muscular, pero lo más característico es la ictericia, una coloración amarilla de la piel y los ojos.

Jorge Campillo, virólogo de la Facultad de Ciencias de la UNAM, subraya que por ahora lo que se sabe es que este virus no es muy contagioso. “No parece ser un virus respiratorio, así que no se transmite rápidamente. Hay que esperar a saber más, pero las mutaciones en los virus pasan todo el tiempo y esto no significa que estemos frente a una nueva pandemia”.

Las recomendaciones preventivas para la población en general que se dan en el aviso epidemiológico de Conave incluyen: lavado de manos frecuente, con agua y jabón o solución alcohol gel, cubrir boca y nariz al estornudar o toser, de preferencia usar un pañuelo de papel y tirarlo a la basura, evitar compartir alimentos, bebidas, cubiertos y platos, limpiar y desinfectar frecuentemente juguetes y objetos que los menores se puedan llevar a la boca, asegurarse que el agua de consumo sea potable y tener un manejo higiénico de alimentos, así como completar el esquema básico de vacunación de acuerdo a la edad.

Al respecto se debe destacar que en los últimos años ha caído la vacunación en los niños. Por ejemplo, de acuerdo con información registrada en el Tercer Informe de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en niños menores de un año, la cobertura con esquema básico completo de vacunación cayó de un 81.7% en 2018 a 50.9% en 2021.

Entre las vacunas que se les aplican a los menores de un año está precisamente la de hepatitis B, junto con la BCG, la de tuberculosis.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo México pide a instituciones de salud estar alertas y notificar probables casos de hepatitis infantil grave; hay 228 casos en 20 países apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.