México pide extradición de ahijado de El Chapo por asesinato de periodista

·2  min de lectura
Dámaso Lopez-Serrano se entregó a las autoridades estadounidenses en 2017  (Screengrab/Milenio News)
Dámaso Lopez-Serrano se entregó a las autoridades estadounidenses en 2017 (Screengrab/Milenio News)

México ha instado al Departamento de Justicia de EE.UU. a extraditar al presunto autor intelectual del asesinato del galardonado periodista Javier Valdez-Cárdenas luego de que se informara que podría ser liberado de una prisión estadounidense.

Dámaso López-Serrano, de 34 años, ahijado de El Chapo y más conocido como El Mini Lic, se entregó a las autoridades estadounidenses en agosto de 2017 en medio de la guerra de la familia con los hijos de El Chapo. Se declaró culpable en enero de 2018 de cargos de conspiración de drogas.

En una audiencia judicial el viernes, el juez federal de distrito Dana Sabraw lo condenó a una pena de prisión de poco más de cinco años, un término equivalente al tiempo que ya ha pasado bajo custodia. El juez calificó su caso como “extraordinario” y “excepcional”, y anunció su veredicto de “tiempo cumplido”.

Se le ordenó entregar US$1 millón en ganancias de drogas, pero no tiene que cumplir condena en prisión.

Evitó la pena mínima obligatoria de 10 años de prisión que correspondía al delito del que se declaró culpable en parte porque se entregó y accedió a declarar contra su padrino.

Tras el fallo, la Fiscalía General de México reiteró su llamado a entregar a López Serrano para procesarlo “a la mayor brevedad” por el presunto asesinato del periodista.

A López-Serrano se le identificó como el “autor intelectual” del asesinato del periodista sinaloense Valdez-Cárdenas, a quien asesinaron a plena luz del día a pocos pasos de su oficina de RioDoce, lo que provocó indignación en masa.

Ha negado la responsabilidad por el asesinato, afirmó que lo acusan falsamente el hijo de El Chapo y funcionarios mexicanos corruptos.

López-Serrano iba a testificar contra El Chapo durante la audiencia. Sin embargo, lo convocaron a subir al estrado por motivos que se desconocen.

“Es difícil exagerar su participación en el cártel en los niveles más altos: era un gerente, un líder, tenía su propia célula”, declaró Sabraw. “Has informado muchas cosas. El nivel de cooperación es extraordinario. Te pusiste en peligro”.

Lo liberaron de una cárcel de San Diego el viernes, informó Mexico News Daily al citar a la Oficina Federal de Prisiones de EE.UU.

Durante la audiencia, le dijo al tribunal: “Sé que voy a ser una persona por completo diferente a la que solía ser”.

“Les pido una oportunidad para comenzar una nueva vida”.

Los fiscales en México dijeron que habían obtenido una orden de arresto de Notificación Roja por parte de la Interpol para él e instaron a las autoridades estadounidenses a extraditarlo.