"México ha perdido a un hombre ejemplar"

·1  min de lectura

GUADALAJARA, Jal., diciembre 18 (EL UNIVERSAL).- La familia del exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, asesinado esta madrugada en Puerto Vallarta, hizo un llamado para que "el ímpetu" del priista no muera y se pueda acabar con la violencia en el país.

"Desde la rabia y el dolor que hoy sentimos, les invitamos a no dejar que se apague el ímpetu que Aristóteles demostró cada día de su vida y lo llevemos en cada uno de nosotros, y que transformemos esa luz en la energía que necesitamos para acabar con la violencia que vive nuestro país", indicó la familia en un comunicado.

Los familiares de Sandoval Díaz agradecieron las muestras de respeto y cariño que han recibido.

"No solo nuestra familia ha perdido a un maravilloso padre y a un enorme compañero de vida; Jalisco y México han perdido un hombre ejemplar, que dedicó su vida al servicio público con la clara convicción de acabar con la desigualdad a través de la innovación social.

"Tenemos la seguridad de que el cariño y respaldo que hemos recibido son muestra del gran legado que Aristóteles siempre buscó construir. Un legado inmaterial que vive en el corazón de los jaliscienses: ser recordado coma un hombre que sirvió con fidelidad a su estado y a su país", refirieron los familiares.

Pidieron que la impotencia no se convierta en inacción que arranque la esperanza, pues el exmandatario estatal trabajó para transformar a la sociedad y dejar un mundo mejor para sus hijas, hijos y nieta.

"Siempre supo que la violencia y la delincuencia son síntomas de un mal mayor: la falta de condiciones para tener una vida digna que viven millones mexicanos", refirió la familia.