México: otra orden de captura a exfuncionario por Ayotzinapa

Associated Press
·3  min de lectura
ARCHIVO - En esta fotografía de archivo del 7 de diciembre de 2014, el Fiscal General de México, Jesús Murillo Karam, a la derecha, flanqueado por Tomas Zeron, director de la Agencia de Investigación Criminal de México, habla durante una conferencia de prensa sobre los más de 40 estudiantes universitarios desaparecidos y presuntamente muertos desde Septiembre, en la Ciudad de México. La Fiscalía General de México emitió el martes 27 de abril de 2021 una nueva orden de aprehensión contra Zeron, a quien consideran uno de los principales responsables del encubrimiento de la desaparición de los estudiantes. (AP Foto/Marco Ugarte, Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La fiscalía federal de México informó el martes de la existencia de una nueva orden de aprehensión por “probable tortura” en contra de Tomás Zerón, exinvestigador jefe del caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos hace más de seis años y cuyo paradero todavía se desconoce.

Zerón, exjefe de la Agencia de Investigación Criminal, es considerado el principal responsable del encubrimiento de las desapariciones que tuvieron lugar en Iguala, en el sureño estado de Guerrero, el 26 de septiembre de 2014 y en las que participaron fuerzas de seguridad de distintos niveles de gobierno.

La fiscalía mexicana ubica a Zerón en Israel y existe una ficha roja de Interpol para localizarlo, pero con la nueva orden las autoridades mexicanas confían en lograr una mayor colaboración para detener y eventualmente extraditar al exfuncionario acusado de “desaparición forzada de personas, tortura y coalición de servidores públicos”, indicó en un comunicado.

El 26 de septiembre de 2014 policías locales de Iguala capturaron a los estudiantes con la participación de otras corporaciones de seguridad y delincuentes. El gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) aseguró que los jóvenes fueron entregados al crimen organizado, que los asesinó, incineró los 43 cuerpos en un basurero de un municipio vecino, Cocula, y tiró los restos a un río cercano.

Sin embargo, esta versión, que el exprocurador Jesús Murillo Karam consideró “la verdad histórica”, quedó totalmente descartada entre otras cosas porque la supuesta prueba de cargo, el fragmento de un hueso de uno de los estudiantes encontrado en el río, fue considerado un montaje por la actual fiscalía. Además, se halló el resto del otro alumno -identificado en julio pasado- en un lugar distinto del basurero.

La nueva orden de aprehensión contra Zerón le implica en las aparentes torturas sobre uno de los detenidos con el objetivo de que "declarara lo que se le estaba obligando para poder justificar la denominada verdad histórica”.

Zerón es el exfuncionario de más alto nivel que está prófugo. Aparentemente huyó del país en 2019 con destino a Canadá y luego fue a Israel.

A finales de 2016, el expresidente Peña Nieto retiró a Zerón de la agencia de investigación, pero para darle un ascenso.

El actual fiscal general, Alejandro Gertz Manero, también le acusa de haber robado más de mil millones de pesos del presupuesto de la entonces procuraduría, unos 50 millones de dólares.

Desde que llegó al poder Andrés López Obrador en diciembre de 2018 se creó una Comisión de la Verdad sobre el caso, se hicieron una treintena de nuevas búsquedas y se iniciaron procesos clave contra dos funcionarios: el jefe de la policía ministerial federal por tortura y una detective por falsificación de documentos.

Quizás uno de los avances más simbólicos fue que el año pasado se ordenara la captura de presuntos autores materiales e intelectuales de los hechos, entre ellos policías federales y militares, dos cuerpos que hasta entonces habían sido intocables. Pero pasados más de seis años todavía se desconoce qué pasó realmente con los estudiantes desaparecidos.