México: identifican los restos de un tercer estudiante de los 43 desaparecidos en 2014

LA NACION
lanacion.com

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno de México anunció la identificación de los restos de uno de los 43 estudiantes desaparecidos hace seis años en el sur del país, un incidente marcado por la brutalidad y la impunidad que dejó una herida abierta en la opinión pública.

Se trata de Christian Rodríguez, confirmado como uno de los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa desaparecidos en septiembre de 2014, según anunció el titular de la unidad para el caso de la Fiscalía de México, Omar Gómez Trejo. El trabajo de identificación fue realizado por la Universidad de Innsbruck, en Austria.

Coronavirus: el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio positivo en el test de Covid-19

"Este es sin duda un avance de primera relevancia en la investigación. A más de cinco años de los hechos, ha sido identificado un resto humano perteneciente a una de las víctimas", dijo el funcionario judicial.

"Es una nueva identificación que rompe con la narrativa de una mentira que cerró más posibilidades de buscar y encontrar", agregó. Los restos se suman a los de otros dos estudiantes identificados meses después de su desaparición.

Gómez Trejo dijo que los "indicios rescatados" fueron hallados en noviembre en un lugar conocido como Barranca de la Carnicería en la población de Cocula, no en el mismo sitio donde la investigación del gobierno del expresidente Enrique Peña aseguraba que fueron quemados los cuerpos.

La desaparición de los 43 fue el caso que más conmocionó al país durante el gobierno anterior. Organizaciones como la ONU y la OEA cuestionaron la forma en que la Fiscalía llevó a cabo las investigaciones, con fuertes señalamientos de tortura a presuntos implicados, destrucción de evidencias y encubrimiento a instituciones posiblemente involucradas .

Tras la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador , en 2018, las autoridades federales anunciaron que se reabriría la investigación.

La versión oficial era que el 26 de septiembre de 2014 policías locales capturaron a los estudiantes en Iguala, en el estado sureño de Guerrero, y los entregaron a miembros del crimen organizado. Luego, los jóvenes fueron llevados al basurero de la localidad vecina de Cocula, donde fueron incinerados y arrojados a un río cercano.

El gobierno anterior también afirmó que habían sido quemados por miembros del narcotráfico, una versión rechazada por expertos internacionales.

Agencias AP, AFP y Reuters

Qué leer a continuación