México: "Fuimos usados como carnada", dijo un miembro de la familia mormona atacada

LA NACION

BAVISPE.- Tras los asesinatos de nueve miembros de una familiade una comunidad mormona mexico-estadounidense que vivían en La Mora y murieron en una emboscada en el norte de México, tanto las autoridades como los familiares de las víctimas, tres mujeres y seis menores de edad, buscan entender qué fue lo que pasó.

Ayer varias autoridades aseguraron que se trató de una batalla entre un brazo del Cartel de Sinaloa y su rival, el Cartel de Juárez. Sin embargo, los familiares no piensan lo mismo. "Fuimos atacados deliberadamente, usados como carnada", dijo Lafe Langford, primo de algunas de las víctimas y quien creció en la misma comunidad mormona, establecida en México desde hace décadas.

Sus declaraciones ocurrieron luego de que un funcionario de la Secretaría de Defensa informara que horas antes del ataque, integrantes del grupo criminal La Línea, una facción del Cartel de Juárez, envió hombres armados para defender el área fronteriza del estado, después de que Los Salazar, del Cartel de Sinaloa, atacaran una ciudad cercana.

El Cartel de Juárez quería mantener al Cartel de Sinaloa fuera de su territorio, dijo a periodistas el general Homero Mendoza, jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, y otros funcionarios indicaron que el Cartel de Juárez pudo haber confundido a la familia con sus rivales.

Sin embargo, familiares de los fallecidos insistieron en que esta hipótesis no cierra. "Nos dispararon, quemaron nuestros vehículos para enviar una señal de humo al cielo", dijo Langford, argumentando que el objetivo de los delincuentes era atraer a la facción del Cartel de Sinaloa a una batalla.

La agresión ocurrió el lunes por la mañana cuando las tres madres y sus hijos conducían por un camino de terracería en el fronterizo estado Sonora para reunirse con familiares en el vecino estado Chihuahua y Phoenix, Arizona.

Los asesinatos provocaron una llamada inmediata del presidente de EE.UU., Donald Trump, para que México uniera fuerzas y tomara medidas enérgicas contra los cárteles, en medio de crecientes preocupaciones sobre la seguridad tras una serie de asesinatos masivos en las últimas semanas.

Por su parte, México respondió instando al gobierno estadounidense a que ayude a detener el flujo ilegal de armas al sur de la frontera. El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, enfatizó que en la escena del crimen se encontraron, entre otros, casquillos de armas Remington de origen estadounidense.

Funerales

Bajo fuertes medidas de seguridad, la comunidad agrícola de La Mora se preparó para celebrar hoy los primeros funerales. Se espera que al menos mil visitantes lleguen al lugar por los entierros.

Steven Langford, que fue alcalde de la aldea de 2015 a 2018 y cuya hermana fue asesinada, dijo: "Esto fue una masacre, 100% una masacre. No sé cómo entra en la conciencia de nadie hacer algo tan horrible". La mayoría de las víctimas vivían en La Mora, a unos 110 kilómetros al sur de Douglas, Arizona. Muchos de los residentes están relacionados con la familia extendida LeBarón.

Se espera que el adiós a las víctimas se extienda al viernes porque algunos de los cuerpos serán llevados al vecino estado de Chihuahua, donde vive el grueso de la comunidad mormona.

Anoche una caravana de unos 70 vehículos con familias mormonas que viajaron desde Chihuahua llegó para asistir a los funerales. "Venimos a honrar su memoria, a tratar de entender lo que está pasando. Es responsabilidad de la autoridad investigar y decirnos qué sucedió. (...) Es un acto de terrorismo para todos los mexicanos", dijo uno de los asistentes.

Agencias AP, Reuters y AFP