"México no tiene diálogo con Bolivia", afirma Maximiliano Reyes

Ariadna García

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 31 (EL UNIVERSAL).- El gobierno de México no tiene diálogo alguno con el de Bolivia; se mantiene la comunicación necesaria, pero hasta ahí. Sin embargo, la autoridad mexicana deja "la mano tendida" por si el gobierno boliviano, que encabeza la presidenta interina Jeanine Áñez, quiere dialogar.

No obstante, ello se antoja difícil, reconoció el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y El Caribe, Maximiliano Reyes, ya que las ofensas hacia México han existido. "Hay comunicación, pero el diálogo se dará el día que nos sentemos a platicar. La comunicación se mantendrá e insisto en que vamos a evaluar los acontecimientos día con día", declaró.

El funcionario federal detalló que para lo estrictamente necesario sí existen las comunicaciones verbales o escritas. Hace unos días, el subsecretario lanzó una invitación a la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric, para sentarse a conversar, incluso en un tercer país, y la canciller boliviana aceptó, pero siempre y cuando el diálogo sucediera con Marcelo Ebrard.

"Nosotros tenemos la mano tendida (...) el problema es que en la respuesta a nuestra invitación de diálogo corren los insultos al presidente [Andrés Manuel] López Obrador. Luego fue lo de España y ahora esto... además de lo del asedio que se mantiene, entonces dialogar así está complicado", expresó.

La mano sigue tendida, subrayó, pero también debe existir voluntad de la otra parte, "porque lo que hemos recibido han sido más agresiones, y no sólo hacia nosotros, sino también hacia otros países. El funcionario federal hizo el recuento de las consecuencias que conlleva tener detenidas las relaciones diplomáticas entre las dos naciones, además de no contar con un diálogo.

Recordó que el nivel de cooperación que ha existido con Bolivia ha sido tan bueno que ya se trabajaba en eliminar la visa para los turistas bolivianos que desearan visitar México. Asimismo, está detenida la implementación de un vuelo directo entre ambas naciones.

"Al igual que todos los países latinoamericanos, tenemos un profundo interés de cooperación, de apoyo, de buena voluntad, y así había venido siendo, incluso estábamos trabajando ya para eliminar la solicitud de visas, por parte de México, a turistas bolivianos, proceso que ahora está detenido; habíamos contemplado también la posibilidad de tener un vuelo directo entre la Ciudad de México y alguna ciudad de Bolivia, pero eso también está suspendido, porque en la agenda bilateral se han puesto estos temas de conflicto y no se avanza en los otros", apuntó.

La decena de asilados políticos que México resguarda en Bolivia se mantendrán bajo techo mexicano. Maximiliano Reyes aseveró que pese a lo ocurrido con la embajadora mexicana, la protección de asilo no tiene cambio alguno, pues se mantienen las personas en la misión diplomática mexicana.

El gobierno mexicano, afirmó, mantiene la intención de llevar el diferendo diplomático con Bolivia hasta la Corte Internacional de Justicia, y ello no solamente porque se mantiene el asedio, sino porque se considera la existencia, aún, de una irrupción en la sede diplomática de México en la capital boliviana.

"Seguiremos evaluando (...) La embajada seguirá funcionado con absoluta normalidad", indicó.