México detecta aumento en tráfico de municiones desde EEUU

Associated Press
·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El gobierno de México ha detectado un aumento reciente en el tráfico de municiones y cargadores en la frontera con Estados Unidos, lo cual apunta a un cambio en las necesidades de los grupos criminales.

Un alto funcionario de la cancillería mexicana dijo el miércoles durante un foro que las autoridades estiman que en la última década han entrado de manera ilegal a México entre 250.000 y 280.000 armas de fuego anualmente, las cuales llegan a manos de grupos del crimen organizado.

“En las últimas fechas ha ingresado una cantidad muy grande de municiones, balas y cargadores”, dijo Fabián Medina, jefe de la oficina del canciller mexicano Marcelo Ebrard y uno de los funcionarios del gobierno que le da seguimiento al tema del tráfico de armas.

"¿Cuál es la razón de este flujo tan desmesurado?", se preguntó. Y él mismo añadió la respuesta: “ya tenemos muchas armas... y lo que se requiere es reabastecerse (a) a los grupos criminales”.

El funcionario, sin embargo, no dio cifras comparativas que mostraran el incremento que mencionó.

Durante un foro sobre tráfico de armas en la frontera entre México y Estados Unidos, Medina dedicó unos minutos a referir el caso de Arizona, desde donde aseguró que se estima que se trafica el 15% de las armas que entran ilegalmente al país.

Dijo que el principal punto de tráfico de armas es la ciudad de Nogales y que entre abril de 2020 y enero de 2021, del total de los decomisos en la frontera común entre el estado mexicano de Sonora y el estadounidense de Arizona, el 81% correspondió a municiones, 11% a cargadores y 7% a partes de armas.

No precisó si los decomisos fueron hechos en territorio estadounidense o mexicano.

México es cuna de algunos de los carteles de las drogas más poderosos del mundo, los cuales también son señalados por las autoridades como los principales responsables de la violencia que afecta diversas zonas del país y de utilizar armas ilegales.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, al igual que sus predecesores, han pedido a las autoridades estadounidenses un mayor compromiso para atacar el tráfico ilegal de armas y municiones.

Medina dijo que según análisis del gobierno mexicano el 70% de las armas que se trafican al país provienen de un fabricante o distribuidor en EEUU y el restante 30% de seis países europeos (España, Italia, Austria, Rumania, Alemania y Bélgica).

Aseguró que México no espera que se modifica la segunda enmienda de la Constitución de Estados Unidos, la cual protege el derecho de sus ciudadanos a portar y poseer armas, pero sí que las autoridades de ese país establezcan mejores regulaciones y chequeos de los antecedentes de las personas que venden armas.