México descarta desborde migración centroamericana por flexibilización políticas EEUU

·2  min de lectura
Niños migrantes centroamericanos descansan en albergue en Ciudad Juárez

CIUDAD DE MÉXICO, 29 mar (Reuters) - El canciller de México, Marcelo Ebrard, descartó el lunes un desborde en el flujo de migrantes centroamericanos a Estados Unidos ante la flexibilización de las políticas sobre la materia anunciadas por el presidente Joe Biden, que ha incrementado el tránsito de personas por la nación latinoamericana.

Unos 10,000 menores de 18 años de Centroamérica cruzaron de forma indocumentada de México a Estados Unidos sin sus padres en febrero, casi el doble que en el mes previo, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

"Hay menores no acompañados en un número importante, es lo más preocupante de todo", afirmó Ebrard en una rueda de prensa con el presidente Andrés Manuel López Obrador, aunque descartó el riesgo de una crisis mayor "No, si hay una respuesta (de Estados Unidos) como la estamos proponiendo".

El funcionario estimó en 1,800 los niños y adolescentes migrantes que permanecen solos en México por la diáspora y detalló que el Gobierno busca cerrar con Washington un programa conjunto de ayuda al Triángulo Norte de Centroamérica -El Salvador, Guatemala y Honduras-, de donde parten la mayoría.

"Esperamos muy pronto establecer un plan de trabajo común y también involucrar a Naciones Unidas", dijo Ebrard, al reclamar más recursos económicos de Washington. "Si México invierte 100 millones de dólares, Estados Unidos bien puede invertir 2,000 millones al año".

Mientras, el gobierno de Guatemala anunció el lunes la aplicación de un estado de prevención por 15 días en cinco regiones del país, en coincidencia con versiones de que grupos de migrantes estarían organizándose para iniciar una nueva caravana el martes desde Honduras hacia el norte.

Es la segunda vez que las autoridades guatemaltecas lanzan la medida -tras aplicarla en enero-, que fija la prohibición de reuniones en esas áreas y habilita a las fuerzas del orden a disolverlas, con el argumento de que existen riesgos sanitarios por la pandemia del coronavirus.

(Reporte de Raúl Cortés y Lizbeth Díaz en Ciudad de México, reporte adicional de Sofía Menchú en Ciudad de Guatemala. Editado por Miguel Angel Gutiérrez)