México no crecerá ni 1% en 2023: Credit Suisse

Antonio Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 23 (EL UNIVERSAL).- El banco de inversión Credit Suisse estimó que la economía mexicana tendrá en 2022 un crecimiento de 2.5%, pero el entorno adverso global provocará que el Producto Interno Bruto (PIB) se expanda apenas 0.9% el próximo año.

"La actividad económica en México fue sorprendentemente resiliente durante gran parte de 2022 desde una perspectiva de demanda y oferta. Sin embargo, es poco probable que ello continúe por mucho tiempo, dado el deterioro de las perspectivas de crecimiento mundial causado por los actuales ciclos de ajuste de la política monetaria y la destrucción de riqueza provocada por las recientes turbulencias financieras", señaló la institución de origen suizo.

Desde su perspectiva, la producción manufacturera y las exportaciones mexicanas serán las primeras variables en sentir el impacto adverso de una demanda externa más débil, que se extenderá a otros sectores de la economía, principalmente en los servicios.

"Es probable que la demanda interna en 2023 también resienta los continuos incrementos de las tasas de interés locales y la probable ralentización de la creación de empleo, lo cual debería superar con creces la fortaleza persistente de las remesas", estimó.

De acuerdo con Credit Suisse, la inflación anual en México será de 8.2% en 2022 y 5.4% en 2023, en un escenario en el que México no se beneficiará de la caída de las cotizaciones mundiales de la energía, ya que los precios nacionales de la gasolina no reflejan las tendencias globales.

"Estos niveles de inflación que están por encima del objetivo del Banco de México, de 3%, probablemente llevarán al banco central a seguir endureciendo su postura de política monetaria en su última reunión de política monetaria de 2022 y, posiblemente, a principios de 2023, con la tasa de interés a un día probablemente alcanzando un pico entre 10.5% y 11.5%", resaltó.

El banco proyectó para 2022 un déficit fiscal de 3.1% del PIB, debido a los mejores resultados fiscales del año hasta la fecha, especialmente en el lado de los ingresos.

"Sin embargo, es probable que las tendencias fiscales empeoren en 2023, debido al debilitamiento de la economía y al aumento de los costos financieros. Para 2023, proyectamos un déficit fiscal de 3.9% del PIB y un déficit primario de 0.4% del PIB, que sería el mayor desde 2015", previó.