México cierra los colegios aunque ya estaban casi vacíos por el coronavirus

México, 20 mar (EFE).- México cerró este viernes oficialmente los colegios por la crisis del coronavirus, aunque los centros educativos de algunos estados y escuelas privadas se avanzaron a la medida decretada por el Gobierno federal y cerraron hace días, mientras que muchas familias ya no llevaban a sus hijos.

La afluencia de niños en algunos colegios públicos de Ciudad de México no superó la decena de alumnos, mientras que la mayoría acudían junto a sus padres solo para recoger los deberes que harán desde casa hasta finales de abril, cuando está previsto el regreso a clases.

En dos centros de primaria y una guardería ubicados en las inmediaciones del Bosque de Chapultepec, en el corazón de la capital mexicana, las maestras se encargaban de rociar con gel antibacterial las manos de los niños, muchos de ellos con cubrebocas, para prevenir contagios del virus.

Según el último reporte oficial, en México hay 164 enfermos de COVID-19 y un muerto, mientras que otro deceso está pendiente de confirmar si estaba infectado por el nuevo coronavirus.

Aunque durante la última semana los colegios públicos de la capital permanecieron abiertos, cada vez eran menos las familias que llevaban a sus hijos a la escuela.

FAMILIARES PREOCUPADOS

Sin embargo, algunos padres y madres no tuvieron otro remedio que seguir dejando a los niños en el colegio dado que no tienen quién los cuide mientras trabajan.

"Hoy es el último día de colegio de los niños y estoy preocupada porque no sé qué voy a hacer. No sé si me van a dar permiso de faltar, no sé si me lo van a descontar... Estoy preocupada", expresó a Efe Ángeles, tras dejar a su hijo y su hija de primero y segundo de primaria.

Esta madre soltera explicó que la abuela de los niños vive lejos y las tías también trabajan.

"Los niños están asustados porque no quieren enfermarse incluso el niño se despertó llorando diciendo: 'Mamá, soñé que tenía coronavirus'", relató Ángeles, quien lava recurrentemente las manos de sus hijos y les pone mascarillas con dibujos infantiles.

Delante de otro colegio, Lucero regenta un puesto de venta de dulces y bebidas cuyos ingresos caerán en picado por el cierre de la escuela durante al menos un mes.

"¿Quién me va a ayudar a pagar una renta, la luz, el agua? ¿Quién? Yo vivo de esto y mantengo el hogar", contó entre lágrimas.

Sin embargo, Lucero apoya la medida de cerrar los colegios para prevenir contagios y aunque la escuela de sus hijos estaba abierta ella decidió no llevarlos: "¿Para qué los arriesgamos?".

ESTADOS DISIDENTES

El Gobierno mexicano anunció el 14 de marzo la suspensión de las actividades de todo el sector educativo entre el 20 de marzo y el 20 de abril, lo que en la práctica implica adelantar las vacaciones de Semana Santa que iban a comenzar 3 de abril.

Sin embargo, el martes 17 de marzo muchos colegios privados ya no abrieron sus puertas, mientras que las autoridades de al menos 10 de los 32 estados del país decidieron avanzar el cierre de las escuelas públicas en sus regiones.

"No estamos de acuerdo sobre la manera cómo el Gobierno de la República ha enfrentado esta circunstancia. Si no nos tomamos en serio lo que está sucediendo, me parece que vamos a mandar un mensaje equivocado", dijo el domingo el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien consideró "absurdo" no cerrar las escuelas de inmediato.

A diferencia de la mayoría de países latinoamericanos, el Gobierno de México se niega a cerrar las fronteras y aplicar cuarentenas por las duras consecuencias que tendría para la mayoría de la población de un país cuya economía se contrajo en 2019 un 0,1 %.

Las autoridades sanitarias mexicanas consideran que el país todavía se encuentra en una fase inicial de la pandemia y recomiendan extremar las medidas de higiene y evitar eventos multitudinarios.

(c) Agencia EFE