México y Bolivia sepultan la crisis diplomática tras el asilo de Evo Morales

México, 24 mar (EFE).- La visita del presidente de Bolivia, Luis Arce, para reunirse con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, sirvió este miércoles para sepultar la crisis diplomática desatada en 2019 tras el asilo de Evo Morales y parte de su Gobierno.

"Estar acá presentes significa restablecer las relaciones entre países. Lamentablemente, por la actitud del Gobierno de facto anterior, nuestras relaciones con México y otros países, como China y Argentina, se vieron absolutamente disminuidas", expresó Arce en una rueda de prensa conjunta en el Palacio Nacional.

En noviembre de 2019, López Obrador decidió asilar a Morales y a varios de sus colaboradores tras su renuncia a la Presidencia, luego de un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) que apuntaba a un fraude electoral.

La estrategia no sentó nada bien al Gobierno interino de Jeanine Áñez, quien desplegó un fuerte operativo policial en la Embajada de México en La Paz, donde también se refugiaron varios exfuncionarios, y acabó expulsando a la embajadora mexicana, María Teresa Mercado.

EL RETORNO DE ARCE

"Es una felicidad venir a México, esta vez ya no en calidad de refugiado", expresó en la conferencia Arce, quien anunció a López Obrador que ya se recuperó la democracia en Bolivia.

Arce era ministro de Economía de Morales y se refugió en la Embajada mexicana en La Paz para después huir a México, donde estuvo hasta su regreso a Bolivia para ser el candidato del Movimiento al Socialismo (MAS) en los comicios de 2020, donde arrasó en primera vuelta.

López Obrador consideró "muy especial" la visita de Arce y defendió el asilo de Morales con base en la tradicional "política de protección de perseguidos" de México, que en el pasado refugió al ruso León Trotsky y a miles de exiliados españoles y suramericanos.

Además, rememoró como un "milagro" el vuelo de la Fuerza Aérea Mexicana que el 12 de noviembre de ese año consiguió recoger a Morales en Bolivia y llevarlo a México a pesar de que Perú y Ecuador "se portaron mal" al bloquear el espacio aéreo.

López Obrador se expresó sin tapujos aprovechando que "ya no están esos gobernantes", aunque ninguno de los dos presidentes se refirió al polémico arresto de Áñez, acusada de terrorismo por la crisis boliviana.

RESTABLECIMIENTO DE RELACIONES

Con esta visita de agradecimiento a México, Arce y López Obrador sellaron el restablecimiento de las relaciones entre sus países, que ya inició con la restitución de la embajadora Mercado el pasado enero.

Y recientemente, México salió en defensa de Bolivia ante la OEA, al exigir al organismo que no injiera en el proceso judicial iniciado contra la expresidenta interina.

Además, en la comparecencia, los presidentes demostraron que su sintonía va más allá de la "hazaña" de 2019, pues ambos izquierdistas comparten su aborrecimiento por el neoliberalismo.

En ese sentido, López Obrador expresó una enorme alabanza hacia el modelo económico de Evo Morales (2006-2019) y de Arce, quienes consiguieron que Bolivia creciera "más que ningún otro país del continente americano" y redujera la pobreza extrema.

Mientras que Arce señaló los intereses de multinacionales hacia el litio boliviano como uno de los motivos de la crisis de 2019, en el mismo momento en el que López Obrador busca limitar la presencia de empresas extranjeras en el sector eléctrico.

CONMEMORACIÓN INDÍGENA

Pero el momento de mayor simbolismo en el viaje de Arce llegará el miércoles en el suroriental estado de Campeche, con su presencia en la conmemoración de la victoria maya de Chakán Putum contra los conquistadores españoles hace 504 años.

El acto forma parte de una maratón de eventos por los 500 años de la conquista y los 200 de la independencia mexicana, a los que López Obrador quiere dar la máxima trascendencia con la invitación de mandatarios extranjeros, como el argentino Alberto Fernández en febrero y ahora con Arce.

Unos eventos en los que quiere ensalzar a los pueblos originarios del actual México. Por eso ha solicitado a España que se disculpe por la conquista e invitado al Gobierno de Bolivia, al que considera "fruto de un movimiento indígena y democrático".

Antes de viajar a Campeche, Arce será nombrado este miércoles Huésped Distinguido de Ciudad de México y participará en una sesión solemne en el Senado.

(c) Agencia EFE