Nuevo México: Acusan a hombre de apoyar al Estado Islámico

·2  min de lectura

ALBUQUERQUE, Nuevo México, EE.UU. (AP) — Un hombre en Nuevo México fue arrestado y acusado de haber intentado proveer apoyo material al grupo Estado Islámico y de cerrar una plataforma en internet que habría permitido imputar cargos similares a otros dos sujetos.

Herman Leyvoune Wilson, de 45 años, de Albuquerque, fue arrestado el viernes y permanecerá detenido a la espera de la audiencia en que será encausado el martes en una corte federal, informó la fiscalía en Nuevo México.

El defensor público federal nombrado recientemente para Wilson no respondió de momento a un correo electrónico para que hiciera declaraciones sobre los cargos.

El Departamento de Justicia federal señaló que Wilson, también conocido como Bilal Mu’Min Abdullah, fue acusado durante la semana por un jurado investigador de cargos relacionados con el grupo Estado Islámico, al que Estados Unidos considera una organización terrorista extranjera.

Los fiscales federales creen que Wilson intentaba establecer un “Centro del Estado Islámico” en Nuevo México que enseñaría ideología del grupo Estado Islámico, proveería entrenamiento en artes marciales y serviría de refugio para preparar a personas a luchar por el grupo en Estados Unidos y el extranjero.

Dos hombres arrestados en septiembre de 2020 por proveer apoyo material al grupo Estado Islámico testificaron que Wilson los había radicalizado con la ideología del grupo.

Los fiscales aseguran que después de eso Wilson supuestamente cerró una plataforma en línea que podría haber vinculado a ambos hombres con su grupo.

Kristopher Matthews y Jaylin Molina fueron arrestados por facilitar apoyo material al grupo Estado Islámico y después se declararon culpables de ese cargo en el Distrito Oeste de Texas.

Los fiscales los acusaron de confabularse para colocar bombas o balear sitios como la Casa Blanca y la Torre Trump en la Ciudad de Nueva York. Luego, una corte federal en Texas declaró culpables a ambos sujetos.

Matthews, de 36 años, de Carolina del Sur, fue sentenciado hace poco a 20 años de prisión y Molina, de 24, de Cost, Texas, a 18 años de prisión.