El método Pochettino: el día que hizo caminar a sus jugadores sobre brasas

LA NACION

La caminata sobre brasas de los jugadores de Southampton

La figura de Mauricio Pochettino se erige en el universo del fútbol. Su condición de líder está en el centro de la escena. Recorre el mundo su imagen conmovido tras la clasificación de su Tottenham a la final de la Champions League tras eliminar a Ajax en una remontada épica. El entrenador convence con su mensaje y sus jugadores dejan la piel por él. Quizá por eso es que en 2013 se viralizó un video en el que se lo ve al DT argentino y a sus jugadores de Southampton caminar sobre brasas como un ejercicio motivacional.

"Pochettino, un DT entre el Máster de empresas y el dulce de leche", por Cristian Grosso

Estas actividades Pochettino las incorporó a su método de entrenamiento mucho antes de ser técnico profesional. La lectura del libro "Jugar con el corazón", de Xesco Espar, fue un mojón en la vida del entrenador. Espar es un exentrenador del equipo de handball del Barcelona y especialista en terapias motivacionales, que aceptó en ese momento hacer una serie de ejercicios fortalecedores de grupos en el Southampton. Esas actividades las hicieron porque entendieron que podían bendecir y unir al grupo en la lucha de cara a la próxima temporada.

Pochettino y sus jugadores, sobre las brasas

"Se demostró que cuando tienes miedo de algo o hay algo que crees que no puedes hacer, siempre es posible. Nos dimos cuenta de que nunca estamos al 100% de nuestra capacidad y que siempre tenemos un 10% que queda en nuestro cuerpo. Siempre podemos llegar a la cima y no hay límite en nuestros preparativos", explicó por entonces Morgan Schneiderlin, que era el volante central de Southampton.

Pochettino: "En el fútbol falta gente auténtica, parecemos actores"

Ahora bien, no es la primera vez que Espar es inspiración para Pochettino. Es que el técnico argentino se acercó a este método cuando estaba dando los primeros pasos como conductor. La muestra más clara está en los comienzos del DT, cuando era ayudante de campo de Emilio Montangut, el entrenador del equipo femenino de Espanyol.

Otro de los jugadores de Southampton caminando sobre brasas.

El argentino iba a compartir algunos días con el equipo, pero después eso transformó su presencia en una participación activa. En un partido de cuarto de final de la Copa de la Reina en 2008, Pochettino entró al vestuario y reunió a todas las jugadoras. En ese momento les habló sobre el libro Jugar con el Corazón, de Espar. Les leyó leyó algunos fragmentos. "Vino al vestuario para darnos ánimo, para decirnos que debíamos disfrutar", recordó Lara Rabal, central de aquel equipo. Y Rabal recuerda que uno de los pasajes que más le quedó grabado es: "Ganar depende de muchos factores, algunos de los cuales están fuera de nuestro control (lesiones, viajes que no nos permiten descansar, decisiones de árbitros que nos pueden poner nerviosos) y puede ser muy difícil. Pero lo que sí podemos hacer es trabajar cada día para merecernos ganar ese campeonato y construir un equipo que merezca ser campeón".

Ramón Catalá, con quien compartió al año siguiente su primera temporada como entrenador del equipo masculino del Espanyol, recordó que siempre usó las charlas en partidos decisivos de la temporada. En 2009, cuando se jugaron la permanencia Catalá contó: "Le gustaban mucho las charlas. Íbamos últimos y dos o tres veces utilizó charlas motivacionales. Mauricio cree mucho en eso".