Médicos particulares en Guanajuato no logran ser vacunados

·2  min de lectura

IRAPUATo, Gto., abril 17 (EL UNIVERSAL).- Médicos y dentistas particulares se formaron por más de doce horas afuera del Inforum en espera de ser vacunados contra Covid-19, sin lograr la inmunización. "Ya nos queda claro que el sector privado no vale nada para el gobierno", reprocharon.

Algunos médicos, enfermeras, odontólogos de hospitales y consultorios privados llegaron pasadas las 11 de la noche de este viernes porque entre sus compañeros y centros de trabajo corrió la versión de que les aplicarían la vacuna.

Por la mañana, representantes de la Secretaría del Bienestar les dijeron que había la posibilidad de que se les aplicara la dosis, incluso contaron a un grupo de 200 personas, más tarde se les comentó que la vacunación estaba destinada a personal del sector salud y segundas dosis de adultos mayores.

La situación generó molestia, gritos y discusiones entre los doctores y enfermeras con representantes del gobierno federal y de la jurisdicción sanitaria. "Las personas del sector privado también valemos, tenemos derecho", expresó una doctora.

En las afueras del Inforum formaron tres filas, una de personas de 60 años en adelante, expuestos al sol, otra de personal de salud privado y una más de trabajadores del sector salud público. La Secretaría de Salud no proporcionó información sobre la exigencia y acciones de atención a los galenos.

Por la tarde, en Celaya un grupo de médicos llegaron el módulo de vacunación ubicado en la Unidad Deportiva Miguel Alemán Valdés en donde exigieron la protección contra el coronavirus. Las puertas del inmueble fueron cerradas por servidores de la nación para evitar que los médicos ingresaran al inmueble.

Los manifestantes expresaron que son profesionistas en la primera línea de batalla, como los médicos de instituciones públicas y tienen derecho a ser vacunados. "También estamos en la primera línea de batalla", expresó Armando, médico particular. Mostró un moño negro que sobresalía en su bata, por la muerte de sus colegas durante la pandemia.