Médicos bolivianos hacen pausa en su huelga en pos de diálogo con el Gobierno

Agencia EFE
·2  min de lectura

La Paz, 9 abr (EFE).- Los médicos bolivianos resolvieron hacer una pausa de siete días en la huelga que cumplen parcialmente desde febrero pasado y buscarán dialogar con las autoridades nacionales sobre su demanda de anulación de la ley de Emergencia Sanitaria.

La determinación fue informada por la nueva directiva del Colegio Médico de Bolivia, que tomó juramento este viernes tras un congreso de dos días celebrado en la región central de Cochabamba.

El nuevo presidente de la entidad, Luis Larrea, explicó a Efe que en este "cuarto intermedio" dispuesto se enviará una carta al ministro de Salud, Jeyson Auza, y al presidente del país, Luis Arce, "para pedirles diálogo".

Los médicos también prevén presentar a las autoridades "una propuesta de una nueva ley para que la podamos trabajar de forma conjunta", agregó.

El personal de la salud realiza diversas medidas de protesta desde el pasado 18 de febrero, como huelgas, movilizaciones callejeras y caravanas de vehículos para exigir la anulación de esa polémica ley.

Los movilizados consideran que la norma en cuestión es inconstitucional porque le resta autonomía y capacidades a los Gobiernos regionales y municipales en las gestiones contra la covid-19.

La ley también da lugar a la contratación directa de médicos extranjeros y la prohibición de cualquier movilización como huelgas por parte del personal sanitario, disposiciones que también rechaza el sector médico.

Las fuerzas opositoras Comunidad Ciudadana y Creemos presentaron hace unos días acciones de inconstitucionalidad contra la polémica norma en defensa de los derechos del sector de salud y al considerar que se hizo con fines políticos, algo que el oficialismo rechaza.

Bolivia acumula 12.412 decesos y 279.207 contagios de la covid-19 desde los primeros casos detectados en marzo del año pasado.

La vacunación contra la enfermedad comenzó en pequeña escala a fines de enero con el personal de la salud de primera línea y a fines de febrero se amplió a las personas con enfermedades renales y cáncer.

El plan gubernamental para la inmunización masiva que se puso en marcha esta semana ha tropezado con problemas de desorden y una insuficiencia de vacunas inicialmente negada por las autoridades nacionales que luego culparon al "capitalismo" y los "países ricos" por la falta de dosis.

Hasta el momento se han aplicado 400.804 vacunas, entre la primera y la segunda dosis de los fármacos ruso Sputnik V, chino Sinopharm y AstraZeneca-Oxford entre personal sanitario de primera línea, personas con enfermedades de base y mayores de 60 años.

Larrea, que antes presidió al Colegio Médico de La Paz, explicó a Efe que desde esa regional iniciaron gestiones con miras a comprar vacunas de Pfizer y Moderna.

"Ahora vamos a seguir las gestiones como (colegio) nacional y también pedir al Gobierno que apoye esta decisión si se la toma para que el que gane sea el país y podamos tener vacunas no solamente del Gobierno, sino también como profesionales", añadió.

(c) Agencia EFE