Médicos en amazónica ciudad de Iquitos claman por su traslado a Lima

Agencia EFE

Lima, 9 may (EFE).- Cerca de una decena de médicos que trabajan en el combate del COVID-19 en la amazónica ciudad de Iquitos clamaron este sábado por su traslado a Lima, la capital de Perú, para ser atendidos de urgencia después de haber contraído el virus.

"Estamos muy mal, en mi caso no respiro sin el balón de oxígeno. Cada día mi caso se va agravando, así como yo somos varios médicos que tenemos que ir, que necesitamos evacuar", declaró el médico Harold Cervantes, del hospital regional de Loreto, a RPP Noticias.

El galeno dijo que son ocho médicos los que necesitan el traslado a Lima porque su estado de salud se ha ido agravando, dado que en esta ciudad los centros médicos colapsaron por la cantidad de enfermos y la falta de oxígeno para atenderlos, entre otros insumos.

En lo que va de la pandemia en Perú, cinco médicos han muerto contagiados por el virus, dos de ellos en Iquitos, mientras que 635 han enfermado por el mal.

"El cuadro está avanzando y está afectando mis pulmones. Necesito un balón a mi costado para respirar, porque sino no respiro. Mi caso es muy grave. No quiero ser una estadística, queremos seguir trabajando", agregó Cervantes a la emisora.

Por su parte, el decano del Colegio Médico del Perú (CMP), Miguel Palacios, pidió a los empresarios que tienen aviones particulares que puedan ayudar en el traslado de los médicos enfermos que están en Iquitos, pues no han logrado una respuesta de las fuerzas armadas, que realizan los vuelos humanitarios en estos días de cuarentena por la emergencia sanitaria.

"Estamos esperando al Grupo Romero, al señor Dionisio Romero, que nos pueda ayudar. Él tiene un avión grande y nos puede ayudar a traer a diez médicos", dijo Palacios a RPP Noticias.

El decano explicó que para acceder a los vuelos humanitarios tienen que tener la autorización del ministerio de Salud, pero que al no haberla obtenido estaban a la espera de que se presente otra alternativa.

La frágil situación de los médicos en la primera línea de atención a los enfermos por el COVID-19 en Perú se suma a la de miles de enfermeras y técnicas en los hospitales y clínicas del país que trabajan en la recepción de los pacientes.

El viernes, una enfermera de una clínica en el distrito de Los Olivos, en Lima, denunció a un hombre que le escupió en el rostro por reclamar una atención para su esposa embarazada.

La enfermera Wendy Rojas denunció a Mirko Callirgo, de 37 años, por haberla agredido después de que el hombre se negó a pagar por la atención de su cónyuge.

Callirgo le dijo a la enfermera que había contraído el COVID-19 después de escupirle y se marchó del establecimiento.

La Policía Nacional acudió a la casa del hombre para detenerlo por presunta exposición al peligro, pero no lo encontraron.

De acuerdo a las últimas cifras oficiales, la pandemia ha contagiado a 61.847 peruanos, de los cuales 6.155 están hospitalizados, y 1.714 han fallecido durante los últimos dos meses.

El gobierno decidió extender la cuarentena hasta el 24 de mayo, con inmovilización obligatoria durante las noches, cierre de fronteras, y escasas actividades económicas funcionando nuevamente a partir del lunes. EFE

(c) Agencia EFE