Según el médico antiedad de las 'celebrities', la operación estética que más rejuvenece es...

Seguir una dieta equilibrada, baja en azúcares refinados y rica en grasas saludables y proteínas, utilizar protector solar todos los días del año, y combinar cosméticos de calidad con tratamientos de cabina adecuados a cada tipo de piel son las recomendaciones básicas que cualquier especialista nos daría para mantener un rostro joven por más tiempo. Sin embargo, hay un elemento del envejecimiento que no podemos controlar igual que el estilo de vida: la genética. Un factor que, aunque algunos estudios apunten como no determinante, en opinión del doctor Marko Lens, el cirujano experto en la piel que las celebrities visitan en Londres, sí es fundamental. "Si tienes buenos genes, con muy poco esfuerzo puedes hacer muchísimo", explica a HOLA.com en la presentación en España de dos nuevos productos de su línea cosmética Zelens, el sérum Z Melatonin y la bruma facial Provitamin D. Pero, y si la (caprichosa) genética no ha sido tan amable con nosotros, ¿es imposible ralentizar los efectos del paso del tiempo? Hablamos con el doctor Lens sobre los mejores cuidados antiedad, desde la cosmética hasta la cirugía.

VER GALERÍA

cate-blanchet

Hay ciertas mujeres, como Sharon Stone (61 años), que mantienen una piel muy bonita y, sobre todo, una belleza natural por mucho que pase el tiempo. ¿Cómo se consigue?
Sharon ha sido un icono de belleza durante años. Tiene esa belleza natural, es una mujer muy afortunada. Se consigue con un equilibrio entre un estilo de vida saludable, una buena rutina de cuidados y buenos genes.

¿Realmente la genética influye tanto?
La genética es muy importante: si tienes buenos genes, con muy poco esfuerzo puedes hacer muchísimo. Pero por otro lado, la gente que no es tan afortunada genéticamente, pueden obtener buenos resultados con mantenimiento y cuidados adecuados. 

¿Qué otras mujeres conservan, en su opinión, esa belleza natural sin importar su edad?
Cate Blanchet (50 años): tiene una piel de porcelana muy bonita y puedes ver su edad, pero sigue siendo bella. Creo que es bonito ver la edad. También me gusta Jane Fonda (81); creo que es fabulosa, increíble.

¿A qué edad deberíamos empezar a usar cosmética específica antiedad para mantener una piel tan bonita como las suyas?
Hay que empezar en la década de los 20. A esa edad necesitas antioxidantes para combatir y prevenir el daño que va a suceder, y también hidratantes buenas. A los 30, ya empiezas a tener arrugas visibles, así que tienes que empezar a usar productos con activos antiarrugas. A los 40, tienes que centrarte en antiarrugas y reparación porque ya has acumulado bastante daño. Además, la piel tiende a ser más fina, menos firme y más seca. Necesitas cremas que hidraten y le devuelvan el volumen y la firmeza.

VER GALERÍA

jane-fonda-cordon

Usted es médico cirujano pero también dueño de una firma de cosmética, ¿qué papel juega cada uno en el antienvejecimiento?
Yo no creo que podamos parar el envejecimiento con la cosmética, solo podemos ralentizar sus signos prematuros en la piel. El único producto que puede prevenirlos (y también el cáncer de piel) es la crema de protección solar; otras cremas solo los ralentizan.

¿Cree que la cirugía estética siempre es necesaria para frenar el paso del tiempo?
Sobre la cirugía, la única zona en la que sí me parece importante en el rostro es en los ojos. Cuando tienes la mirada cansada, pareces más mayor. Por eso, la única parte en la que sí insistiría en cuanto a cirugía es alrededor de los ojos.

Y los tratamientos en el centro de belleza, ¿son igualmente importantes?
Sí, su importancia está creciendo porque cada vez la piel sufre más agresiones y es más sensible. Reemplazar y restaurar los lípidos es lo más importante en estos tratamientos.

¿Cuál es, según sus dos décadas de experiencia, el activo antiedad más potente?
Yo no creo en ingredientes únicos, sino en la sinergia de varios trabajando juntos. EL envejecimiento es complejo y tienes que atacarlo desde ángulos diferentes. Es una combinación de distintos minerales, vitaminas... Partes de los clásicos -ácido hialurónico, retinol y vitamina C- y luego añades péptidos, ingredientes botánicos, etc.