Con un Máximo más protagonista, La Cámpora rinde su primer gran examen electoral para el Congreso

·4  min de lectura
Máximo Kirchner durante el cierre de campaña bonaerense del Frente de Todos, en Bahía Blanca
Gentileza Prensa FDT

La representación que La Cámpora tendrá en el nuevo mapa de fuerzas del Congreso se comenzará a vislumbrar a última hora de mañana, cuando los primeros resultados de las elecciones primarias comiencen a llegar. La organización que conduce Máximo Kirchner cumplió un rol sin estridencias en la campaña, según describen fuentes del justicialismo bonaerense. El jefe del bloque oficialista en la Cámara de Diputados levantó su perfil proselitista y encadenó una seguidilla de actos políticos en el último mes. En silencio, la agrupación espera la jornada electoral con candidaturas legislativas nacionales en nueve provincias. En cinco de esas peleas tiene grandes chances, pero hay cuatro en las que se le complicará el escenario.

En la provincia de Buenos Aires, los dos representantes de La Cámpora en la lista del Frente de Todos tendrán buenas chances de posicionarse . Son Constanza Alonso y Rogelio Iparraguirre, que figuran en los puestos 9 y 14 de la nómina. En noviembre, se elegirán 35 diputados. También parece tener buenas posibilidades Lorena Pokoik, cuarta en la lista porteña (se elegirán 13 diputados).

Anabel Fernández Sagasti, que busca renovar su banca de senadora por Mendoza, es otra figura camporista con buenas expectativas: puede aspirar quedarse con una de las tres plazas que se juegan en esa provincia que gobierna el radicalismo. También Ana Marks, en Río Negro, podría darle otra banca a La Cámpora (se eligen dos diputados nacionales y ella va en primer lugar en la lista).

Las PASO también permitirán corroborar si desde La Pampa se agregaría otra chance para La Cámpora, con María Luz Alonso, segunda candidata al Senado (como todas las provincias que eligen senadores, están en juego tres bancas).

Más complicado, en la previa, es el panorama para la candidata camporista en Córdoba , Gabriela Estévez, que es la segunda postulante al Senado de un Frente de Todos que no es favorito.

También es complejo el escenario para la candidata de la agrupación en la lista de Santa Fe del gobernador Omar Perotti, Magalí Mastaler (va segunda para diputada y debe ver cómo queda posicionada tras la interna con la nómina de Agustín Rossi y Alejandra Ródenas). Se elegirán nueve diputados nacionales, en un escenario dividido entre el Frente de Todos, Juntos por el Cambio y el socialismo.

Otro punto complicado que las PASO de hoy pondrán en su justa medida es el de Jujuy. La provincia, que tuvo elecciones en junio con victoria para los candidatos del gobernador radical Gerardo Morales, elegirá tres diputados. Leila Chaher es la candidata de La Cámpora y encabeza su boleta.

Aún más difícil es el escenario para la candidata que La Cámpora tiene en la lista de Corrientes, Ana Almirón, que secunda a Carlos “Camau” Espínola para el Senado. El gobernador radical Gustavo Valdés protagonizó el mes pasado un triunfo rotundo en la provincia, que elige tres senadores en noviembre.

En los municipios bonaerenses hay varias apuestas. Una es Juan Debandi, en Tres de Febrero, donde el Frente de Todos tiene una sola lista. Otra es José Lepere, en Almirante Brown, también sin interna. En San Nicolás, con una PASO entre cinco listas, competirá la camporista Cecilia Comerio.

En el último mes, Máximo Kirchner aceleró su presencia en actos de campaña de alta exposición. El 12 de agosto estuvo en Lomas de Zamora. Dos días después, fue a Cañuelas. El 18 de agosto, participó del plenario del oficialismo en el Estadio Único de La Plata.

El 21 de agosto, el jefe de La Cámpora respaldó en Tres de Febrero a Debandi. Seis días después, pasó por Escobar. Al día siguiente, fue a Hurlingham, donde gobierna el camporista Damián Selci.

En septiembre, Máximo Kirchner enlazó Quilmes (el martes, con la intendenta camporista Mayra Mendoza) con Bahía Blanca (el miércoles, en uno de los actos de fin de campaña bonaerense), y con Tecnópolis (el jueves, en el cierre nacional).

Por estos días previos a los comicios, en las huestes bonaerenses de La Cámpora prima el silencio. Los intendentes que comparten la política bonaerense con el camporismo, analizan la campaña de la agrupación como alineada, de bajo perfil o ausente , según el interlocutor que se consulte.

“Los vi colaborando y apoyando en todos lados. Máximo ha tenido una participación muy activa”, afirma un jefe comunal peronista a LA NACION. Es de los que vio alineada a la agrupación y de los que confían en una buena victoria. Otros dos intendentes no comparten la mirada. “ Están escondidos. La línea que les bajaron es que ayudaran con las listas a nivel local. Si esto anda mal [por las elecciones], van a hacer un operativo despegue”, afirma uno de esos mandatarios locales, que cree que el resultado electoral será poco taquillero para el peronismo. “Están aislados y sin capilaridad en el territorio”, sentencia otro intendente que ve unas elecciones muy ajustadas, al referirse a su distrito.

En el terreno de las especulaciones sobre Máximo Kirchner hay quienes analizan el resultado de las elecciones generales como decisivo para una de las apuestas de poder del diputado: la presidencia del Partido Justicialista bonaerense, que asumirá en diciembre. “Es el presidente electo del partido. Una máxima del PJ es que, si se pierde, el presidente renuncia”, azuza una fuente del peronismo del conurbano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.