Máximo Kirchner defendió la cuarentena extendida pero admitió "daños económicos"

Laura Serra

El presidente del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, admitió que la cuarentena generó "daños económicos" pero enfatizó que la Argentina actuó "correctamente" cuando decretó el aislamiento preventivo y obligatorio en marzo pasado. "Ahora es elegir entre la vida y la muerte, porque las economías responden de la misma manera haya o no cuarentena", enfatizó.

Avanzada esta madrugada, el jefe de la bancada oficialista cerró el debate en la Cámara de Diputados que finalizó con la media sanción del proyecto que propone instaurar una campaña de donación de plasma sanguíneo de donantes recuperados de coronavirus, una iniciativa de su autoría acompañada por los principales referentes de los bloques de la oposición.

El legislador contó, en el recinto, cómo gestó el proyecto. Relató que, días pasados, el viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, le detalló cómo funcionaba en el país el uso del plasma. Luego comentó que cuando el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, se enfermó, le envió un mensaje de audio en el que lo notó deteriorado. "Como si lo hubiesen molido a palos", dijo. Y le contó que iba a ser tratado con plasma.

"Esa misma noche lograron atenderlo, hacer la transfusión, y al otro día me mandó un mensaje y ya tenía otro tono de voz. Se lo notaba mucho más encendido. Y fue mejorando, y sigue mejorando -comentó-. Fue entonces que hablando con "Cecilia (Moreau), la compañera Cristina (Alvarez Rodríguez), la otra Cristina (en referencia a su madre), me dicen qué sería bueno incentivar de alguna manera y concientizar lo importante que se vuelve la solidaridad".

Sobre el final, Kirchner señaló que "se instalan cosas, como que el Gobierno decidió entrar a una cuarentena de manera temprana", y tras realizar un comparativo de nuestro país con otros en las distintas etapas de lo que lleva esta pandemia, sentenció que "la Argentina actuó correctamente". Si bien admitió "daños económicos", sostuvo que ahora "se debe elegir entre la vida y la muerte", y no entre economía y salud.

"Centrémonos realmente en pensar qué vamos a hacer porque si no caemos en imprudencias que no son buenas y la verdad es que hay gente que la está pasando bastante mal: aquellos que no tienen un trabajo formal, comerciantes que no pueden abrir sus comercios y que si los abren venden poco y nada", ejemplificó.

Admitió, sí, sobre la necesidad de "discutir cómo salimos" de la pandemia. Llamó a "trabajar en conjunto y aun en las diferencias no hay que pensar que incentivando el agotamiento va a haber algún rédito político. Lo que viene es muy difícil para la Argentina y para el mundo"