Los mágicos 1,5 grados: Qué hay tras el objetivo del COP26

·6  min de lectura
ARCHIVO - Gente en una manifestación de la Huelga del Clima en Zúrich, Suiza, el 6 de noviembre de 2021. El cartel dice "Error 404 error. No se encuentra un plan para 1,5 grados". Detener el calentamiento en torno a los 1,5 grados evitaría o al menos reduciría algunos de los efectos más catastróficos en el clima, y para algunas personas es una cuestión de vida o muerte, según han señalado los expertos en muchos reportes. (Michael Buholzer/Keystone via AP, Archivo)

GLASGOW, Escocia (AP) — Una frase, en realidad tan sólo un número, domina las negociaciones climáticas en Glasgow, Escocia: los esquivos y mágicos 1,5 grados.

Se trata del objetivo internacional de limitar el calentamiento futuro del planeta a 1,5 grados Celsius (2,7 grados Fahrenheit) desde la era preindustrial. Es una cifra que puede resultar confusa y no fue un factor clave en las negociaciones de hace apenas siete años. Pero esta sugerencia política resultó ser de una importancia científica crucial.

Detener el calentamiento en torno a los 1,5 grados evitaría o al menos reduciría algunos de los efectos más catastróficos en el clima, y para algunas personas es una cuestión de vida o muerte, según han señalado los expertos en muchos reportes.

La cifra de 1,5 es ahora “el objetivo general” de la cumbre climática de Glasgow, conocida como COP26, según dijo el presidente de la conferencia, Alok Sharma, en el primer día de la cita. Más tarde, el sábado, señaló que la conferencia, que se tomaba un receso el domingo, seguía tratando “de mantener con vida los 1,5”.

Y es una meta más cercana de lo que parece. Es porque no se trata de 1,5 grados desde la situación actual, sino desde la era preindustrial, y por lo tanto apenas 0,4 grados Celsius (0,7 grados Fahrenheit) desde ahora. El mundo ya se ha calentado 1,1 grados Celsius (2 grados Fahrenheit).

La cuestión no es en qué año se alcanza una media global de 1,5 grados más que en la era preindustrial. Los científicos suelen referirse a una media de varios años que supere los 1,5 grados porque las temperaturas -aunque sigan una tendencia de ascenso en el largo plazo-, tienen pequeñas variaciones arriba y abajo de la tendencia.

Pero el tiempo se agota deprisa.

Los científicos han calculado cuánto dióxido de carbono puede producirse con la quema de combustibles fósiles antes de que se consolide ese aumento de 1,5 grados. Un reporte publicado hace unos días por el Global Carbon Project estimaba que queda un margen de 420.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, y este año la humanidad produjo 36.400 millones de toneladas. A ese ritmo -que va en aumento en lugar de remitir-, quedarían unos 11 años.

Para no superar esa marca, los científicos y Naciones Unidas afirman que el mundo debe recortar sus emisiones actuales en torno a la mitad para 2030. Es uno de los tres objetivos que ha marcado la ONU para determinar si Glasgow ha sido un éxito.

“Es físicamente posible (limitar el calentamiento a 1,5 grados), pero creo que en el mundo real, salvo milagros, está cerca de lo políticamente imposible”, dijo el científico climático Adam Sobel, de la Universidad de Columbia. “Por supuesto, no debemos dejar de reclamarlo”.

Una docena de científicos climáticos dijeron a The Associated Press básicamente lo mismo: que si comienza de inmediato una reducción drástica de emisiones, el mundo puede mantenerse en esos 1,5 grados. Pero no ven indicios de que eso vaya a ocurrir.

Esos 1,5 grados podrían ser la gran cifra del momento, pero no empezó así. El criterio se introdujo hacia el final de las negociaciones en el histórico Acuerdo Climático de París de 2015. Sólo se menciona una vez en el texto del acuerdo. Y esa parte señala el objetivo principal de limitar el calentamiento a “2 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales e impulsar esfuerzos para limitar el aumento de temperatura a 1,5 grados Celsius sobre los niveles preindustriales”.

El objetivo de dos grados era la meta de la fallida cumbre de Copenhague de 2009. El objetivo se interpretó en principio como 2 grados o mucho menos si era posible.

Pero en cierto modo, tanto “el umbral de 1,5 grados Celsius como el de 2 grados son algo arbitrarios”, escribió en un email el científico climático de la Universidad de Stanford Rob Jackson. “¡Cada décima de grado importa!”.

Los dos grados se escogieron porque “es la temperatura más cálida que se puede inferir ha registrado el planeta en el último millón de años, aproximadamente”, explicó en la cumbre de Glasgow la científica climática de la Universidad de East Anglia Corinne LeQuere, que ayudó a redactar el estudio sobre el margen de emisiones de dióxido de carbono.

Cuando el Acuerdo de París introdujo la cifra de 1,5 grados, la ONU encargó al Comité Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), un equipo científico premiado con un Nobel, que estudiara qué diferencia habría para la Tierra entre un calentamiento de 1,5 grados y uno de 2 grados.

El reporte del IPCC en 2018 concluyó que en comparación con los 2 grados, detener el calentamiento en 1,5 supondría:

— Menos muertes y enfermedades por calor, smog y enfermedades infecciosas.

— El número de personas que sufrirían por falta de agua se reduciría a la mitad.

— Algunos arrecifes de coral podrían sobrevivir.

— Habría menos posibilidades de veranos sin hielo marino en el Ártico.

— La capa de hielo de la Antártida Occidental podría no iniciar un deshielo irreversible.

— El nivel del mar subiría casi 4 pulgadas (0,1 metros) menos.

— El número de animales vertebrados y plantas que perderían la mayoría de sus hábitats se reduciría a la mitad.

— Habría considerablemente menos olas de calor, lluvias torrenciales y sequías.

“Para algunas personas, esta es sin duda una situación de vida o muerte”, indicó entonces la autora principal del reporte, la científica climática de la Universidad de Cornell Natalie Mahowald.

El descubrimiento de que hay una enorme diferencia para la Tierra, con muchos menos daños en un calentamiento de 1,5 grados, es el mayor hallazgo científico sobre el clima de los últimos seis años, afirmó en una entrevista en la cumbre de Glasgow Johan Rockstrom, director del Instituto Postdam de Investigación sobre Impacto Climático.

“Conforme superas los 1,5, es cada vez peor”, dijo Rockstrom. “Tenemos más evidencias científicas que nunca de que podemos aspirar a quedaros en 1,5, que es el límite seguro de clima planetario”.

“Una vez pasamos de 1,5, entramos en una zona de riesgo científico en términos de riesgo agravado”, dijo Rockstrom.

El IPCC emitió otro reporte en agosto con posibles evoluciones de las emisiones de dióxido de carbono. En los cuatro principales escenarios, el mundo limitaba las emisiones a 1,5 grados para la década de 2030.

Incluso cuando los científicos y políticos hablan de ese objetivo, normalmente lo hacen refiriéndose a aproximadamente una década en la que el calentamiento alcance o supere los 1,5 grados, pero después remita, normalmente con alguna clase de tecnología que absorbe dióxido de carbono del aire, según dijeron Jackson y otros expertos.

Por difícil que sea, los negociadores no pueden renunciar al objetivo, dijo la parlamentaria canadiense Elizabeth May, que asistía a sus 16tas negociaciones climáticas.

“Si no nos aferramos a los 1,5 grados mientras aún sea factible técnicamente, somos casi criminales”, dijo May.

___

Seth Borenstein está en Twitter como @borenbears

___

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. AP es la única responsable de todo su contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.