Lydia Cacho solicita a la SCJN atraer su caso por corrupción

·5  min de lectura

CANCÚN, QR., septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- La periodista mexicana, Lydia Cacho Ribeiro, anunció que, por segunda ocasión en lo que va del año, solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) atraer su caso, como víctima de tortura.

En el asunto se involucra como probables autores intelectuales de ese delito al exgobernador de Puebla, Mario Marín, y al empresario Kamel Nacif; el primero, interno en la cárcel de Cancún y el segundo, radicado en el Líbano.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la defensora de los derechos humanos explicó que había hecho esa misma solicitud a principios de este año, al tener conocimiento de que en el Poder Judicial se operaba a favor de ambos personajes.

Además, ella y su defensa legal se enteraron también de la intención de remover de su cargo a la magistrada del Primer Tribunal Unitario, María Elena Suárez Préstamo, quien libró originalmente las órdenes de aprehensión en contra de Marín, Nacif, Adolfo Karam y Juan Sánchez, el 11 de abril de 2019, ratificadas en diciembre de 2020, por el delito de tortura.

En entrevista, Cacho Ribeiro expuso que todo lo anterior les hizo sospechar que se estaba armando, nuevamente, un blindaje para Marín y Nacif, por lo cual solicitaron la intervención del máximo tribunal del país para atraer su caso, pero éste se negó.

"La Corte se negó a ejercer su facultad de atracción porque dijo que no era importante, pues ya lo tenían los Tribunales y que era un caso que iba a llegar a buen puerto, que no nos preocupáramos, que no había riesgo de corrupción, pero claramente no fue cierto y evidentemente no llegó a buen puerto.

"Nosotros claramente les dijimos que sospechábamos de que se estaban dando actos de corrupción, que sabíamos que a Suárez Préstamo la estaban amenazando y trataban de ofrecer dinero a jueces y magistrados. Por eso hicimos la solicitud, pero la vez pasada nos lo desecharon de inmediato el mismo día que metimos los documentos. Esta vez lo volvimos a meter y vamos a ver si lo aceptan", indicó.

La escritora añadió que el viernes pasado también se presentó un recurso de queja ante el Consejo de la Judicatura, en contra de las magistradas del Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito, Selina Haydé Avante Juárez y Graciela Bonilla González, para que sean investigadas y sancionadas por probables actos de corrupción.

Los sucesos

Fruto de las órdenes de aprehensión ratificadas por la magistrada, Suárez Préstamo, Mario Marín fue detenido en febrero pasado y conducido a Cancún, en donde el Juzgado Segundo de Distrito dictó el auto de formal prisión en su contra, como probable autor intelectual de la tortura contra la periodista.

Los hechos que se le imputan a él, a Kamel, a Karam y a Sánchez, ocurrieron el 16 y 17 de diciembre de 2005, cuando Cacho Ribeiro fue detenida en Cancún y llevada por carretera hacia Puebla, acusada por los delitos de difamación y calumnias que le imputaba el empresario textilero por haber revelado su participación en una red de Trata, a través del libro de su autoría: "Los Demonios del Edén".

Kamel Nacif también se amparó en contra de la orden de aprehensión, pero en abril de este mismo año el Segundo Tribunal Unitario resolvió en su contra; en respuesta tramitó un recurso de revisión, cuya resolución quedó a cargo del Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito.

Tal y como advirtieron a Cacho Ribeiro y a su defensa, la magistrada Suárez Préstamo, finalmente fue removida de su cargo en junio, mientras la periodista testificaba ante autoridades de Líbano, en contra de Kamel Nacif.

Luego, el 15 de julio, el Tercer Tribunal Colegiado -con los votos a favor del proyecto de la magistrada presidenta, Selina Avante y de la secretaria en funciones de magistrada, Graciela Bonilla- otorgó el amparo a Nacif Borge, en contra de la orden de aprehensión.

Además, bajo los razonamientos de ambas magistradas, lo liberan de toda responsabilidad por el delito de tortura en contra de Cacho Ribeiro, bajo el argumento de que no existió una orden escrita que, expresamente, haya dado pie a los agravios que sufrió la activista y lo vincule con ese acto.

Ante la sentencia, que no es combatible jurídicamente, la Fiscalía General de la República (FGR) se quedó paralizada, sin inconformarse por la actuación de las magistradas y, junto con la Cancillería mexicana notifican a Líbano que Kamel puede quedar en libertad al quedar sin efectos la orden de aprehensión en México.

El video

Este domingo, Cacho Ribeiro difundió un video en el que anuncia que una vez más solicitó que la SCJN ejerza sus facultades para atraer el caso, dada la gravedad que encierra en sí misma la confabulación de varias autoridades y un particular -en su momento- para la comisión intelectual y material de tortura, además de los visos de probable corrupción recientes que han mediado a favor de Kamel Nacif y el mismo Mario Marín para ser exonerados y liberados.

"Ante la evidente corrupción de los tribunales que han liberado al pederasta y torturador Kamel Nacif Borge, hemos solicitado por segunda vez en este sexenio, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que atraiga mi caso", dio a conocer a través de un video.

En la grabación recordó que lleva 16 años dando la batalla contra la corrupción del Estado mexicano por un acto de tortura cometido en su contra periodista, luego de comprobar, a través de ese libro, la existencia de una red de tratantes de niñas, niños y adolescentes, que produce pornografía infantil y blanquea dinero, incluso, a través de partidos políticos.

"Vamos a ver si la Suprema Corte de Justicia considera que el caso tiene importancia", expresó.

Extraoficialmente se sabe que la magistrada Selina Avante fue reasignada a una circunscripción diferente, en el estado de Veracruz, a partir del 16 de septiembre próximo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.