La luz solar ‘mejora el amor apasionado’ en los humanos, te explicamos por qué

·3  min de lectura

Los científicos confirman que la exposición a la luz solar —sobre todo a lo que se conoce como rayos UVB— podría mejorar la pasión romántica en los humanos.

Un estudio publicado en la revista Cell Reports, el cual involucró a un grupo de hombres y mujeres que fueron expuestos a rayos UVB, halló que ambos tuvieron una calificación más alta en cuestionarios de amor apasionado después de la exposición de la que tuvieron antes de la exposición.

También involucró pruebas en ratones, en los cuales se hallaron niveles aumentados en la señal de esteroide sexual después de la exposición UVB.

Los investigadores creen que los resultados están conectados con la producción de hormonas y piensan que podrían llevar a aplicaciones prácticas como el tratamiento con UVB de trastornos de hormonas sexuales.

Se debe señalar que los rayos ultravioleta —y los rayos UVB en particular— pueden ser peligrosos, aumentar el riesgo de cáncer de piel y pueden provocar daño cutáneo. Una cantidad pequeña de luz solar es saludable, pero demasiada es peligrosa y se deben tomar medidas para reducirla, según Johns Hopkins Medicine.

La profesora Carmit Levy, del Departamento de Genética Molecular Humana y Bioquímica en la Universidad de Tel Aviv, quien es una coautora del estudio, dijo en un comunicado de prensa: “Se ha sabido desde hace muchos años que la radiación ultravioleta de la luz solar aumenta los niveles de testosterona en los varones, y también sabemos que la luz solar tiene un papel importante en la regulación tanto conductual como hormonal de la sexualidad.

Quedan algunas dudas del mecanismo

“Sin embargo, el mecanismo responsable de esta regulación sigue siendo desconocido. Nuestro estudio permitió un mejor entendimiento de este mecanismo”.

Como parte del estudio, los investigadores examinaron tanto a voluntarios humanos como a ratones de laboratorio para ver cómo la exposición UVB afectaba las respuestas sexuales.

La población base humana involucró a 19 personas en total —nueve hombres y diez mujeres—, quienes fueron reclutadas en dos hospitales israelíes y se programó que se someterían a la exposición UVB.

Se les pidió que respondieran un cuestionario desarrollado para medir el amor apasionado en sus relaciones íntimas antes de su primer tratamiento UVB y de nuevo un mes después. El tratamiento implicó una dosis de rayos UVB dos o tres veces por semana.

Los cuestionarios respondidos después de la exposición UVB mostraron que las calificaciones de los varones en relación con una pareja femenina eran significativamente más altas que antes “con respecto a los pensamientos obsesivos en relación con los seres queridos, anhelos de saber todo sobre ella y un deseo interminable de afecto por parte de ella”, escribieron los autores. Sin embargo, ellos también reportaron una “atracción significativamente menor” por esa persona.

Por su parte, las mujeres tuvieron calificaciones más altas en términos de “sentir que la persona a quien amaban más apasionadamente es la pareja romántica perfecta y experimentar una respuesta física cuando esa persona las tocaba”.

Los resultados también indicaron un aumento en la agresión verbal —pero no física— en los hombres que no estuvo presente en las mujeres, sugiriendo una conexión con la testosterona, de la cual los hombres por lo general tienen niveles más altos.

Los investigadores también revisaron los datos existentes sobre los niveles de testosterona en alrededor de 13,000 hombres con edades de entre 21 y 25 años, y hallaron un pico en la testosterona total en el verano.

El estudio concluyó que los datos sugieren que el “tratamiento UVB mejora el amor apasionado” en los humanos.

Los investigadores también evaluaron el efecto de la exposición UVB en ratones con base en muestras de sangre y ovarios y observaciones conductuales.

Por ejemplo, los investigadores hallaron que los ratones machos hacían más ruido cuando estaban cerca de ratones hembras que habían sido expuestas a rayos UVB que con aquellas que no habían sido expuestas a rayos UVB. También hallaron que la señal de esteroide sexual en los ratones aumentó después de la exposición UVB crónica. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.