Luz láser para mejorar procesos mentales

El láser es uno de los descubrimientos más revolucionarios de los últimos tiempos. Más de 60 años después de su invención siguen deslumbrándonos sus múltiples aplicaciones, que parecen inagotables: telecomunicaciones, aplicaciones industriales, telemetría… Incluso la primera demostración exitosa de fusión nuclear hace apenas unas semanas implicaba el uso de luz láser.

La biología y la medicina no son tampoco ajenas a los beneficios de esta tecnología. Recientemente, investigadores de China, Reino Unido y Estados Unidos han publicado el uso de láseres para mejorar la memoria visual.

La luz láser mejora la memoria visual a corto plazo

En un original experimento, los investigadores sometieron a un cierto número de voluntarios a pruebas para medir su memoria a corto plazo. Las pruebas consistieron en recordar bien la orientación de unas líneas o bien el color de unos recuadros y se llevaron a cabo en dos sesiones, con un intervalo de separación de una semana. La diferencia es que una de las sesiones fueron expuestos a un láser infrarrojo de baja intensidad (1.064 nanómetros, la luz visible se sitúa entre 400 y 700 nanómetros) en la región derecha de su frente. De este modo, la luz láser llegaba indirectamente a la región del córtex prefrontal.

¿Y tuvo consecuencias? Sí: los sujetos expuestos al láser mejoraban en la tarea de memoria. Esto ocurría tanto cuando se comparaban consigo mismos como cuando la comparación se hacía respecto al conjunto de todos los voluntarios.