De luto el béisbol cubano. Muere en Miami Cholly Naranjo, exlanzador de Grandes Ligas

·3  min de lectura
Twitter de National Baseball Hall of Fame and Museum

Lázaro Ramón Gonzalo Naranjo Couto, expelotero cubano conocido popularmente como “Cholly’’, murió el pasado 13 de enero en Miami por complicaciones del COVID-19. Tenía 87 años de edad.

Por su carácter jocoso, sus anécdotas y sus chistes ocurrentes, Naranjo siempre será recordado con cariño por muchos peloteros y periodistas de diferentes generaciones.

Nació el 25 de noviembre de 1934, en el barrio de Luyano, en La Habana. Se dio a conocer en el mundo beisbolero cuando siendo un estudiante de 17 años vistió como lanzador la franela del equipo Cuba Amateur en el Campeonato Mundial celebrado en 1951, en México.

En este torneo, los antillanos bajo la dirección de Oscar Reyes y Antonio “Quilla’’ Valdés perdieron en la final ante Puerto Rico (campeón) y Venezuela, luego de ganar la etapa clasificatoria con nueve triunfos y un revés.

Naranjo tiraba a la derecha y bateaba a la zurda. Su principal repertorio como pitcher fue la curva y su otra arma era el estudio de los bateadores para encontrar sus debilidades. Su estatura fue de cinco pies y 11 pulgadas con un peso de 165 libras.

El buscador de talento Joe Cambria lo firmó con los Senadores de Washington en 1952 (con 18 años), y en esta misma temporada actuó en 19 partidos con récord de seis victorias, seis derrotas y 3.26 de carreras limpias con los equipos Chattanooga Lookouts (Clase AA) y Richmont Colts (Clase B). Con esta franquicia estuvo hasta el 30 de noviembre de 1954 cuando fue enviado a Pittsburgh.

Militó durante 10 temporadas con varios equipos de Ligas Menores con marca de 73 triunfos y 79 derrotas. Su único año en Grandes Ligas fue en 1956 con los Piratas debutando el 8 de julio en el segundo juego de una doble cartelera dominical ante los Gigantes de Nueva York, en el Polo Ground de esa ciudad.

¿Por qué Babe Ruth es para muchos el mejor pelotero que ha pisado un terreno de Grandes Ligas?

Durante su breve estancia con los Piratas tuvo 17 apariciones, sumó 34.1 entradas, con marca de 1-2, efectividad de 4.46, tres partidos salvados y 26 ponches propinados.

En la pelota cubana, Naranjo se inició en el invierno de 1952-53 (18 años) con los Alacranes del Almendares, acumulando seis apariciones como novato con 1-0 en nueve entradas. También lo hizo con los Leones del Habana y en dos Series del Caribe (Almendares) como relevista con una victoria ante Panamá.

En 1953, además de jugar con Chattanooga lo hizo para los Havana Cubans que era un equipo de la Liga Internacional de la Florida (Clase B), sumando 33 partidos; 29 de ellos con el Havana, incluyendo 17 aperturas. Ganó ocho, perdió siete y su efectividad fue de 3.67. Este mismo año en una gira de los Piratas para varios partidos de exhibición en Cuba, en uno de ellos Naranjo los superó 4-1.

En nueve temporadas en la pelota profesional cubana terminó con récord de 16-25 y 3.60 de efectividad, lanzando en 152 juegos con 430 entradas y 234 ponches. En su último año con los Leones, lanzó al lado del entonces novato Luis Tiant, quien más tarde se convertiría en uno de los mejores lanzadores latinos en Grandes Ligas.

Roberto Clemente: la excelencia como pelotero y la grandeza como ser humano

Según sus propias palabras los dos bateadores que mejor le conectaron en la Liga Cubana fueron Hilario “Sandy’’ Valdespino y José Tartabull.

Antes de emigrar a Estados Unidos en 1991, Naranjo se desempeñó como entrenador de pitcheo en los municipios de Diez de Octubre y El Cerro.

Descanse en paz, nuestro amigo Gonzalo “Cholly’’ Naranjo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.