Lupe Vélez: la trágica historia de una volátil estrella mexicana en Hollywood


Lupe Velez. Foto: Hulton-Deutsch Collection/CORBIS/Getty Images

Lupe Vélez, conocida a veces como ‘Dinamita Mexicana’, fue la primera mexicana que logró convertirse en una estrella en Hollywood. La actriz que conquistó el mundo del espectáculo tenía tres meses de embarazo cuando decidió quitarse la vida el 14 de diciembre de 1944, de acuerdo con algunos, para evitar la ‘humillación’ de convertirse en madre soltera.

La mexicana se hizo famosa tanto por su belleza y su talento, como por su volátil personalidad y los escándalos en los que se vio envuelta, incluyendo los violentos encuentros con parejas, coestrellas y, a veces, completos extraños. Pero a pesar de su difícil personalidad, el mundo del entretenimiento y sus audiencias no pudieron resistir sus encantos. 

Una infancia revolucionaria

María de Guadalupe Villalobos-Vélez nació el 18 de julio de 1908 en San Luis Potosí, México. La hija de un rebelde dentro de una familia privilegiada, Lupe heredó la personalidad de su padre. Según la actriz, su papá la llevaba al campo de batalla cuando la revolución estalló en el país. “Vi a muchos hombres tratando de matar a mi padre. Vi a mi padre matar a otros”, dijo Vélez en una entrevista. “Fue mi primera escuela, esa revolución. No lloré. No sentí escalofríos. No temía a las balas”.

De acuerdo con biógrafos de la actriz, además del trauma que dejó la violencia que presenció acompañando a su papá, la personalidad de Vélez fue borrascosa desde que era muy pequeña, con momentos en los que era feliz y carismática seguidos por actitudes depresivas y crueles.

Foto: John Springer Collection/Corbis/Getty Images

Su estilo independiente y seductor hicieron que su familia la enviara a un internado en San Antonio, sin embargo, regresó a México tras la desaparición de su padre y empezó a trabajar en una tienda departamental para caballeros para ayudar a mantener a su familia.

También te puede interesar: Ariel López Padilla reconoce que estaba reencontrándose con Mariana Levy

Del Teatro Lírico a Hollywood

Su primera presentación sobre un escenario fue en el Cine Alarcón, seguida por una noche en el Teatro Lírico durante la cual cautivó a su público a pesar de que las cuerdas de su ukulele se rompieron durante su actuación. Vélez improvisó con un baile que gustó tanto que tuvo que repetir 10 veces.

Lupe se convirtió en una estrella nacional y, poco después, llegó a Hollywood. La actriz llamó la atención del empresario Richard Bennett, quien la convenció de probar suerte en Los Ángeles bajo un contrato con el productor Hal Roach.  

Mientras triunfaba en papeles de latina sensual, empezó también a ganar notoriedad por su agresiva personalidad y sus altercados con otras mujeres en el espectáculo. Se peleó a golpes con Lilyan Tashman en un baño y amenazó con degollar a Norma Shearer (con la navaja que llevaba siempre en su liguero) por llegar vestida de rojo en una gala en la que debía haber usado blanco.

Su relación con Libby Holman, con quien estelarizó ‘You Never Know’ de Cole Porter, estuvo llena de insultos, amenazas y golpes, incluyendo un puñetazo a la cara durante la ovación final de una presentación.

Romances violentos y tempestuosos

Sus relaciones románticas eran igual de violentas. En 1929, conoció a Gary Cooper trabajando en ‘Wolf Song’. La pareja estuvo junta durante dos años en los que, entre otras cosas, Vélez lo apuñaló mientras cocinaban, trató de romper una ventana para abrazarlo y le disparó mientras abordaba su tren en una estación en Los Ángeles en 1931, después de que Cooper terminó la relación.

Lupe Velez y Gary Cooper. Foto: Topical Press Agency/Getty Images

Le siguió Johnny Weissmuller, el nadador olímpico que interpretó a Tarzan. La violenta relación de la pareja estaba bien documentada, y en una entrevista Vélez incluso habló de golpearlo sin razón, aceptando que después dejaba que él le pegara de vuelta. Al parecer, el equipo de maquillaje de ‘Tarzan’ pasó mucho tiempo cubriendo mordidas y rasguños.

Johnny Weismuller y Lupe Velez. Foto: Getty Images

Su última pareja fue el actor Harold Ramond, de quien la actriz estaba embarazada. Ramond le dijo a la prensa que después de seis meses con Vélez, no estaba seguro de que el embarazo fuera real, ya que a veces le decía que era cierto, y después lo contrario. Sin embargo, Ramond aseguró que quería casarse con la actriz, contradiciendo la carta que Lupe dejó la noche de su suicidio.

Lupe mantuvo un romance con el actor mexicano Arturo de Córdova que, de acuerdo con algunos, es el verdadero padre de su hijo. Córdova estaba casado, por lo que también hay quienes creen que no poder estar con él fue la verdadera razón por la que se quitó la vida.

También te puede interesar: La triste realidad detrás de la corona de la más bella de México

Dos cartas de despedida

Vélez dejó dos cartas tras su suicidio. Una de ellas, dirigida a Harold Ramond, acusándolo de haber fingido “un amor tan grande” cuando, en realidad, no quería casarse con ella; asegurando que la muerte era mejor que la vergüenza. “No veo otra salida para mí, así que adiós y buena suerte”, escribió.  

La segunda carta estaba dirigida a su secretaria personal, Beulah Kinder. “Tú y sólo tú conoces los hechos,” escribió Vélez. “Perdóname y no pienses mal de mi”. La actriz pedía a Kinder que cuidara de sus perros, Chips y Chops, y que agradeciera a sus amigos y a la prensa americana.

Foto: Archive Photos/Getty Images

De acuerdo con Michelle Vogel, escritora de ‘Lupe Velez: The Life and Career of Hollywood’s ‘Mexican Spitfire’’, es muy probable que Vélez haya sufrido de trastorno bipolar mucho antes de que se supiera de la existencia de este padecimiento. “Hollywood, con todos sus lujos y adornos, solo sirvió para realzar su personalidad”.

La última gran ‘pachanga’

‘El Universal’ reportó que dos días antes de morir, en el día de su santo, Lupe organizó una fiesta en su casa de Beverly Hills a la que “invitó a sus amigos de la colonia mexicana y a una gran cantidad de braceros” a comer mole y antojitos mexicanos. La carismática actriz era conocida por las deliciosas cenas que ofrecía para sus amigos en su hogar californiano.

La fiesta duró hasta el día siguiente y cuando se fueron todos, Vélez llenó de flores y velas su habitación, se maquilló y eligió su ropa antes de mezclar barbitúricos con brandy. Su secretaria la encontró la mañana siguiente. “Pensé que estaba dormida”, recuerda Kinder en la biografía de Vogel. “Se veía tan tranquila”.