Lula está de vuelta: cargó contra Bolsonaro y elogió a Alberto Fernández

Marcelo Silva de Sousa
·4  min de lectura
Lula habló por primera vez desde que un juez anuló sus condenas por corrupción
MIGUEL SCHINCARIOL

RÍO DE JANEIRO.- Con un discurso incendiario contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro, Luiz Inacio Lula da Silva reapareció por primera vez desde que anularon sus condenas por corrupción el lunes.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) criticó el “desgobierno” de Bolsonaro, a quien llamó “imbécil”, frente a la pandemia del Covid-19 y aseguró que fue “víctima de la mayor mentira jurídica contada en 500 años de historia”.

El líder izquierdista habló como candidato, pero evitó una definición clara sobre su eventual postulación. Dijo que quiere volver a “recorrer el país para conversar con el pueblo” y hablar con empresarios.

“Mi cabeza no tiene tiempo para pensar en candidaturas en 2022. Cuando llegue el momento de elegir candidato anunciaremos quién será el candidato”, aseguró Lula. “Ahora el PT necesita poner a sus líderes para caminar el país para discutir la economía, las vacunas, el salario emergencial”.

Lula, de 75 años, habló en el sindicato de los metalúrgicos de São Bernardo do Campo, un lugar emblemático en su vida. Allí comenzó su carrera como sindicalista y también fue el lugar donde se entregó a la Policía Federal el 7 de abril de 2018, cumpliendo con la orden de detención pedida por el exjuez Sergio Moro.

“Hace tres años salí de este sindicato para entregarme a la Policía Federal. Sabían que estaban capturando a un inocente. Tenía consciencia de que este día llegaría. Y llegó”, clamó Lula.

Lula saluda a su llegada a la sede del sindicato de obreros metalúrgicos en Sao Bernardo de Campo
MIGUEL SCHINCARIOL


Lula saluda a su llegada a la sede del sindicato de obreros metalúrgicos en Sao Bernardo de Campo (MIGUEL SCHINCARIOL/)

Con su ficha criminal limpia y habilitado para competir electoralmente, el fallo del lunes del juez de la Corte Edson Fachin alimentó la narrativa de la inocencia de Lula. Fachin emitió el lunes un fallo estrictamente procesual, sin un análisis del mérito de las acusaciones ni de las condenas. Determinó que los procesos por corrupción contra el ex presidente deben pasar a un fuero en el distrito federal, Brasilia, donde un juez tendrá que decidir si las condenas serán o no convalidadas.

Más críticas a Bolsonaro que a Moro

El expresidente tenía previsto reaparecer el martes, pero cuando supo que la Corte retomaría un fallo por la presunta parcialidad de Moro, postergó su reaparición para hoy. El exministro de Justicia de Bolsonaro fue otro de los blancos de su discurso.

“Vamos a continuar luchando para que sea considerado parcial, porque no tiene derecho de transformarse en el mayor mentiroso de la historia de Brasil y ser considerado héroe. Debe estar sufriendo mucho más de lo que sufrí”, dijo Lula, quien aseguró que el Lava Jato “desapareció de su vida”.

El discurso de Lula, que se extendió más de una hora, tuvo muchas más críticas al presidente Bolsonaro que a Moro, una señal de que tras la anulación de las condenas pudo haber iniciado su vuelta al escenario político como protagonista en el campo opositor.

El expresidente buscó marcar diferencias con el presidente Jair Bolsonaro. Pidió a todos los presentes que no se quitaran las máscaras, les deseó que reciban rápidamente una vacuna y se solidarizó con las casi 270.000 víctimas del coronavirus en Brasil. “El dolor que siento no es nada delante del que sufren hoy millones de brasileños y de lo que están pasando los profesionales de salud”.

Lula criticó al gobierno por no haber acelerado la compra de vacunas. Dijo que la semana que viene tomará su vacuna y le pidió a los brasileños que y no sigan “ninguna decisión del imbécil del presidente de la república o del Ministerio de Salud”.

Agradecimiento a Alberto Fernández y otros líderes

El líder del PT agradeció los gestos de solidaridad del expresidente uruguayo José Mujica, el papa Francisco y del presidente argentino Alberto Fernández, entre otros políticos.

“[Fernández] tuvo la decencia, contra la extrema derecha, de ir a la Policia Federal de Curitiba a visitarme. Le pedí a él que no diera entrevistas para no ser perjudicado por la derecha. Y él me dijo: “Lula, no tengo ningún problema con lo que la derecha va a hablar. Vine a ser solidario porque creo que usted está siendo de la mayor mentira jurídica ya vista en América Latina”.

El expresidente, que gobernó el país entre 2003 y 2011 y consiguió reducir la pobreza favorecido por una suba extraordinaria del precio de los commodities, dijo que el PT tenía un “proyecto de país” que está siendo destruido.

“El pueblo no está necesitando más de armas, está necesitando de empleo, educación, salud. Ése debe ser el papel de un presidente”, concluyó.