Lula dice que protestas pueden impulsar el juicio político contra Bolsonaro

Río de Janeiro, 30 jun (EFE).- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó este miércoles que las protestas en las calles pueden ayudar a presionar al Congreso para que finalmente abra un juicio político destituyente al actual jefe de Estado, Jair Bolsonaro, ya que el Legislativo ha ignorado todas las peticiones.

Lula citó el papel que pueden ejercer las manifestaciones de los brasileños al referirse a la petición presentada hoy por once partidos progresistas, movimientos sociales y hasta grupos de derechas para que la Cámara de Diputados abra un juicio político que pueda llevar a la destitución de Bolsonaro, a quien acusan de 23 diferentes delitos.

"Felicito a las fuerzas de oposición a Bolsonaro y a los movimientos sociales que consiguieron unificar las más de 120 peticiones de juicio político para presionar a Lira", aseguró el líder socialista en un mensaje que publicó este miércoles en Twitter y al referirse al presidente de la Cámara Baja, Arthur Lira.

La apertura de un juicio político contra un jefe de Estado en Brasil es una decisión exclusiva de la Presidencia de la Cámara de Diputados, ejercida actualmente por Lira, un aliado del líder ultraderechista y que no ha respondido a ninguna de las más de 100 peticiones que ha recibido en ese sentido sin ninguna explicación.

"Espero que las manifestaciones en las calles convenzan al presidente de la Cámara a colocar la nueva petición en votación", dijo Lula, que lidera con amplia ventaja las encuestas de intención de voto para las presidenciales de octubre del próximo año, en las que Bolsonaro intentará su reelección.

Los brasileños, que ya salieron masivamente a las calles el 29 de mayo pasado para protestar contra el Gobierno de Bolsonaro, están convocados nuevamente por los partidos políticos de izquierda, los movimientos sociales y las centrales sindicales para nuevas manifestaciones el próximo sábado.

Las manifestaciones de mayo se registraron en al menos 200 ciudades y fueron multitudinarias, principalmente en ciudades como Sao Paulo y Río de Janeiro, pese a las medidas preventivas por la pandemia en Brasil, el segundo país en número de muertes por la covid, con unas 518.000 víctimas, y el tercer en contagios, con casi 18,6 millones de casos.

Las manifestaciones del sábado vienen siendo convocadas para que los brasileños manifiesten su protesta contra la cuestionada gestión del Gobierno frente a la pandemia, que en los últimos días se ha visto salpicada por denuncias de corrupción.

Lula considera que la nueva petición de juicio político contra Bolsonaro, pese a reunir diferentes fuerzas políticas y aglutinar todos los delitos citados en las anteriores solicitudes, tiene pocas posibilidades de avanzar por la lealtad de Lira hacia el gobernante.

Pero el líder opositor considera que la divulgación de denuncias de corrupción en la gestión de la pandemia y la presión de las manifestaciones populares pueden presionar a Lira.

Lula no ha ocultado su intención de disputar las presidenciales de 2022 desde que la Corte Suprema anuló las condenas por corrupción que le habían sido impuestas, por las que pasó 580 días en la cárcel, y lo habilitó políticamente.

El líder socialista no pudo disputar las presidenciales de 2018 porque había sido condenado en segunda instancia por corrupción, pero sus seguidas victorias en los tribunales en las últimas semanas lo pusieron nuevamente en el ruedo.

El pedido de juicio político entregado este miércoles acusa a Bolsonaro de "presionar a los otros poderes", "intentar disolver o impedir el funcionamiento del Congreso", "amenazas a otras autoridades", entre las que se citan parlamentarios y jueces del Supremo, o "incitar a los militares a una rebelión", entre muchos otros cargos.

En el caso específico de la pandemia, se habla de "fraudes" con la compra de vacunas, que están siendo investigados por una comisión del Senado, así como de falta de planes para proteger a los pueblos indígenas o de "violar derechos sociales constitucionales" con su permanente negativa de la gravedad de la crisis sanitaria.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.