Lula se pelea con el presidente del Banco Central y los mercados se ponen nerviosos por el futuro de Brasil

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva
El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva - Créditos: @EVARISTO SA

BRASILIA.- El presidente Lula da Silva cargó este martes contra el titular del Banco Central de Brasil (BCB), Roberto Campos Neto, a quien acusó de trabajar para “perjudicar el país”, provocando nerviosismo en el mercado la víspera de una decisión clave de la autoridad monetaria, que se prepara para interrumpir el ciclo de cortes en la tasa básica de interés.

Ante la inminencia de una decisión que podría amargar la expectativa del gobierno brasileño de nuevos cortes en la tasa de interés, Lula aseguró que la máxima autoridad monetaria, nombrada por el expresidente Jair Bolsonaro (2019-2022) en 2021, no desempeña sus funciones guiada por criterios técnicos.

El presidente del Banco central de Brasil, Roberto Campos Neto
El presidente del Banco central de Brasil, Roberto Campos Neto

“Sólo tenemos una cosa desajustada en Brasil en este instante: el comportamiento del Banco Central. Un presidente [Campos Neto] que no demuestra ninguna autonomía, que tiene lado político. Y en mi opinión, trabaja mucho más para perjudicar el país que para ayudarlo”, disparó el mandatario, en una entrevista con la radio CBN.

Después de siete caídas consecutivas, el mercado financiero apuesta que el central brasileño mantendrá la tasa, denominada Selic, en 10,50%, pese a la presión del gobierno federal, que empuja desde el inicio del mandato por abaratar el dinero y estimular rápidamente la economía.

De confirmarse mañana, tras la reunión prevista del Comité de Política Monetaria del BCB, la manutención de la tasa pondría pausa al ciclo de cortes que comenzó en agosto del año pasado.

El mandatario izquierdista insistió en que “no tiene explicación la tasa de interés de la forma que está” y la calificó como “prohibitiva para el sector productivo”, en tanto que “la inflación está controlada, pese al deterioro de las expectativas en las últimas semanas”.

Brasil registró un leve repunte de la inflación en mayo pasado, cuando registró 0,46% en el mes, alcanzando un acumulado de 3,93% en 12 meses.

Según el boletín Focus del BCB, que reúne las proyecciones de una centena de instituciones financieras, la mayor economía de la región debe terminar 2024 con una inflación de 3,96%, una expectativa que viene siendo corregida hacia arriba, especialmente tras el desastre climático en Rio Grande del Sul.

Además, el real brasileño se depreció más de 11% este año en relación con el dólar, motivo que tiende a presionar la inflación los próximos meses, según economistas.

Alexandre Chaia, profesor de Finanzas del instituto Insper y director de Carmel Capital, explicó que otros motivos que deben empujar al BCB a mantener la tasa, como la postergación en los cortes de la tasa de interés en los Estados Unidos, factor que obliga a la autoridad monetaria local a mantener un premio para el real. Al final del año pasado, la expectativa era que ocurrieran varios cortes, aunque ahora el escenario más probable es sólo un corte de la Reserva Federal en diciembre.

El economista destacó también el “riesgo fiscal” por el aumento de gastos del gobierno de Lula, apalancados en parte por la tragedia climática en el sur.

“Para el BCB es más fácil interrumpir los cortes ahora, y ver si Estados Unidos reduce su tasa este año y si el gobierno de Lula consigue un ajuste fiscal. Se está anticipando a un potencial problema de riesgo fiscal y una preocupante disparada del dólar”, dijo Chaia a LA NACION.

Campos Neto, cuyo mandato comenzó en 2021, es el primer presidente de la entidad en el cargo tras la sanción de la ley de Autonomía del Banco Central bajo el gobierno de Bolsonaro, norma que pasó a estipular períodos de cuatro años intercalados entre dos administraciones del Ejecutivo.

Lula elegirá a su próximo presidente del BCB a fin de este año año. Entre los favoritos para ser nombrado por el presidente aparece Gabriel Galípolo, actual director de política monetaria del central y uno de los nueve miembros del comité de política monetaria que decide sobre el curso de la Selic.

“Voy a elegir a una persona que tenga compromiso con el desarrollo del país, con el control de la inflación, pero que tenga en la cabeza que no tenemos que pensar sólo en el control de la inflación, sino en una meta de crecimiento”, dijo Lula.

Roberto Campos Neto
Roberto Campos Neto

Para el profesor del Insper, con ese tipo de declaraciones el presidente de Brasil crea un “grado de inseguridad” sobre el papel del futuro titular de la entidad y su apego a decisiones técnicas, que tiende a impactar negativamente sobre el dólar en un “ambiente fiscal malo”, ya que el BCB “debe preocuparse sólo con la inflación”.

En las duras críticas a la autoridad monetaria lanzadas el martes, el presidente de Brasil le achacó a Campos Neto su participación en una cena la semana pasada organizada por el gobernador de San Pablo, Tarcísio de Freitas.

“Es importante saber a quién está sometido ese sujeto. ¿Cómo va a una fiesta en San Pablo, casi a asumir la candidatura a un cargo del gobierno de San Pablo? ¿Dónde está la autonomía?”, criticó el mandatario.

Luego de las críticas de Lula, el presidente de Diputados, Arthur Lira, defendió la autonomía del Banco Central, al asegurar que dicha condición “aumentó la credibilidad de nuestra política monetaria”.

Freitas es uno de los principales nombres de la oposición como eventual candidato opositor para las presidenciales de 2026, y su proximidad con Campos Neto, quien en 2022 fue a votar vistiendo una camiseta de Brasil -identificación de los votantes de derecha-, alimentó las especulaciones de que la actual autoridad monetaria podría potencialmente ocupar un cargo en una administración del gobernador paulista.

“Campos Neto ha expuesto sus opiniones políticas, algo que no debería haber hecho. Pero su conducción del BCB ha sido técnica. Lula está apenas llorando, sin ningún conocimiento sobre cómo funciona el mercado financiero”, agregó Chaia.