Declaraciones de Lula sobre gastos ponen fin a su luna de miel con los mercados

Foto de archivo del Presidente electo de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva llorando mientras habla con su equipo de transición en Brasilia

BRASILIA, 10 nov (Reuters) - La efímera luna de miel de los mercados con el presidente electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, parecía haber terminado el jueves, ya que los inversores se impacientaron ante su deseo de impulsar el gasto social sin fijar reglas fiscales a largo plazo ni designar a los responsables de la política económica.

La moneda brasileña y el índice bursátil de referencia, el Bovespa, subieron la semana pasada tras la victoria electoral de Lula, al disiparse los temores de volatilidad política en la mayor economía de América Latina.

Pero los recientes comentarios del presidente electo, en los que ha dicho que pretende dar prioridad al gasto social por encima de las preocupaciones del mercado, junto con la falta de claridad sobre sus principales nombramientos ministeriales, han llevado a una dura reevaluación de su futuro Gobierno.

Los inversores han dicho que quieren que Lula restablezca reglas firmes para las finanzas públicas después de los grandes desembolsos del actual presidente Jair Bolsonaro durante la pandemia y la temporada electoral.

El real y el índice Bovespa cayeron más de un 3% y 4%, respectivamente, el jueves, después de que Lula dijera en un discurso ante los parlamentarios que muchos gastos considerados gubernamentales deberían ser vistos como inversiones, y cuestionó la prioridad dada a partes del marco económico de Brasil -incluyendo un techo de gasto constitucional que ha sido eximido repetidamente con Bolsonaro.

"¿Por qué se habla del techo de gasto, pero no de las cuestiones sociales?", preguntó. "¿Por qué tenemos un objetivo de inflación, pero no un objetivo de crecimiento?"

Los mercados se veían lastrados también por el anuncio de que cuatro economistas alineados con el izquierdista Partido de los Trabajadores se encargarán de las cuestiones presupuestarias como parte del equipo de transición de Lula, entre ellos el exministro de Finanzas Guido Mantega.

La reacción negativa a los comentarios de Lula y a su equipo de transición es el último ejemplo de la respuesta inmediata y contundente de los inversores a las propuestas económicas de los Gobiernos nacientes, en un contexto de realidad mundial de alta inflación, débil crecimiento y bajo apetito de riesgo.

En el discurso, Lula también insistió en que mantendría la disciplina fiscal.

Pero cada vez más, los inversores piden que se elija al gabinete o que se establezcan reglas fiscales claras que muestren cómo Lula pretende llevar a cabo la política.

"En los últimos días, el presidente electo se ha centrado en señalar una importante expansión del gasto social, sin un punto de contrapeso sobre la responsabilidad fiscal, lo que da un tono diferente al esperado", dijo Arthur Carvalho, economista jefe de TRUXT Investimentos en Río de Janeiro.

Lula aún no ha designado a su ministro de Economía y dijo que sólo consideraría la elección de su gabinete después de regresar de la cumbre climática COP27 en Egipto la próxima semana

Sus asesores ya están discutiendo con los parlamentarios cómo abrir un espacio para más gastos fuera del techo de gasto con el fin de cumplir con las promesas de campaña, incluyendo una posible enmienda constitucional.

"Las señales indican que el espíritu de la (propuesta de enmienda) está muy orientado a un nuevo gasto público. Por ahora, no parece haber un plan sobre la procedencia de esos recursos y cuáles serán los ajustes a largo plazo", escribió Dan Kawa, director de inversiones de TAG Investimentos, en una nota a clientes. "Las señales son terribles"

(Con información de Lisandra Paraguassu en Brasilia, Gabriel Stargardter en Río de Janeiro y Luana Maria Benedito en Sao Paulo; Redacción de Gabriel Stargardter. Editado en español por Marion Giraldo y Aida Peláez-Fernández)