Lula no destituyó a 8.000 militares en la primera semana de su presidencia en Brasil en 2023

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, no ha “destituido” a 8.000 militares nombrados en cargos públicos por su antecesor, Jair Bolsonaro, desde que asumió el cargo el 1 de enero de 2023, como aseguran publicaciones compartidas cientos de veces desde el 5 de enero. Hasta el 4 de enero, el gobierno federal destituyó a “unas 1.200 personas contratadas” para cargos públicos entre militares y civiles, informó la Secretaría de Comunicación de la Presidencia de la República a la AFP.

“Lula acaba de destituir a 8 mil militares que habían sido nombrados por Bolsonaro en cargos de gobierno. Bien, Lula”, dice un tuit, cuya captura de pantalla se compartió también en Facebook (1, 2).

Captura de pantalla de publicación en Facebook hecha el 9 de enero de 2023

La publicación en Twitter compartía otra entrada en la misma red social del sitio brasileño Choquei, como puede verse en esta captura de pantalla, e incluía una imagen de la portada del Diario Oficial de la Unión (DOU) de Brasil. El tuit fue borrado, pero se conserva en caché de Google. Publicaciones en portugués con el mismo mensaje también difunden la fotografía del DOU, del 2 de enero de 2023.

En el registro se puede leer: “Ordenanza del 1 de enero de 2023”, día que Lula da Silva asumió su tercer mandato como presidente de Brasil.

Una búsqueda en dicha edición del DOU muestra que, en efecto, el documento contiene una lista de servidores públicos despedidos. Pero el total es considerablemente inferior al mencionado en redes. La AFP contó los trabajadores enumerados en la edición extra del DOU y llegó a un total ocho veces menor al que se viralizó: 980.

Consultada por la AFP, la oficina de prensa de la Presidencia de la República confirmó que la información compartida en las redes “no aplica” y citó una cifra cercana a la encontrada por la AFP. “Hasta el momento se han destituido alrededor de 1.200 personas contratadas” para cargos públicos, informó por correo electrónico el 4 de enero de 2023.

Un análisis de los nombres en el documento muestra además que esos puestos no sólo los ocupaban militares, sino también civiles, como el presidente y la directora ejecutiva del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), cuya destitución también fue reportada
por la prensa (1, 2).

La última encuesta del Tribunal Federal de Cuentas (TCU), realizada en julio de 2020, censó 6.157 militares, en activo y reservistas, en cargos públicos en el gobierno del entonces presidente Jair Bolsonaro.

El TCU informó a la AFP que la encuesta se realizó a pedido del presidente del organismo, Bruno Dantas. “Se realizó un registro de los militares, en activo y en la reserva, que integraban los cargos civiles del gobierno, según consta en el expediente adjunto. No hay ninguna demanda presentada por el tema y los datos no han sido actualizados”.

El documento muestra que durante el gobierno de Bolsonaro se duplicó el contingente de militares contratados para puestos de gobierno, de 3.200 militares en 2016 a 6.157 en 2020.