Lula inspecciona en Brasilia los destrozos provocados por los bolsonaristas

Brasilia, 8 ene (EFE).- El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llegó en la noche de este domingo a Brasilia para inspeccionar los graves destrozos provocados por radicales bolsonaristas en las sedes de los tres poderes del país, en un intento frustrado por derrocarlo del poder.

El dirigente progresista vio en primera persona el reguero de destrucción dejado por simpatizantes del exgobernante Jair Bolsonaro en el Palacio de Planalto, sede del Gobierno, que asumió el pasado 1 de enero, según imágenes de las televisiones.

Lula viajó este domingo a Araraquara, en el interior del estado de Sao Paulo, para conocer la situación del municipio tras las fuertes lluvias que azotaron la región durante los últimos días.

Desde allí, el jefe de Estado, de 77 años, decretó la intervención federal del área de seguridad del Distrito Federal Brasilia hasta el próximo 31 de enero, ante el caos que vivió la capital brasileña durante alrededor de cuatro horas.

Miles de radicales bolsonaristas, que llevan semanas pidiendo a las puertas de los cuarteles una intervención de las Fuerzas Armadas para derrocar a Lula y devolver al poder a Bolsonaro, invadieron y destrozaron las sedes del Congreso, la Presidencia y la Corte Suprema.

Lula calificó de "barbarie" el intento de golpe de Estado promovido por "vándalos fascistas" y acusó a Bolsonaro de "estimular" esos actos antidemocráticos con su actitud.

Los hechos ocurridos hoy en Brasilia fueron condenados de forma unánime por la comunidad internacional y ocurrieron exactamente una semana después de que Lula asumiera la Presidencia de Brasil.

El episodio recordó a la invasión del Capitolio de Estados Unidos ocurrida el 6 de enero de 2021 por parte de simpatizantes del expresidente Donald Trump, quien guarda una relación de amistad con Bolsonaro.

El exmandatario se encuentra actualmente en Estados Unidos y, en sus redes sociales, rechazó de forma tibia los actos golpistas de este domingo.

(c) Agencia EFE