En medio de una fiesta popular, Suárez vuelve a Nacional de Uruguay

·4  min de lectura

Con un recibimiento digno de un astro del fútbol mundial, Luis Suárez regresó este domingo a Uruguay para unirse a las filas de Nacional, el club en el que hace 17 años inició su camino como uno de los delanteros más importantes de su generación.

El jugador de 35 años, que hasta finales de mayo integró la plantilla del Atlético de Madrid, arribó al país esta mañana en un avión privado propiedad de su gran amigo Lionel Messi.

"Estoy convencido de que di el paso correcto para el club correcto y para el país correcto para prepararme para el Mundial", dijo en una entrevista para la trasmisión oficial de Nacional, aún en la terminal aérea.

Allí lo aguardaban familiares, allegados, autoridades del club e incluso algunos fanáticos célebres, como el popular cantante colombiano Sebastián Yatra, quien le pidió la firma de una camiseta.

Desde el aeropuerto, Suárez con su esposa e hijos partieron en caravana, saludados por miles de simpatizantes en un recorrido de unos 20 km hasta el Gran Parque Central (GPC), el estadio tricolor en el barrio La Blanqueada de Montevideo.

Recibido por el plantel y cuerpo técnico, así como dirigentes políticos hinchas de Nacional de todos los partidos, en la arena Suárez firmó el contrato con el Bolso hasta fin de año.

Luego, ya enfundado en indumentaria tricolor, el Pistolero salió a la cancha para desatar la locura de los hinchas que colmaban las tres tribunas habilitadas, presentado entre otros por el exjugador Sebastián 'Loco' Abreu.

"Estoy acá por ustedes", dijo Suárez micrófono en mano, mientras los cánticos interrumpían sus palabras. "Quiero estar acá (...) Más feliz que acá no voy a poder estar".

Un emotivo video transmitido en la pantalla gigante del estadio recorrió parte de su historia deportiva e incluyó un mensaje de Messi.

"Hola Gordo, bueno, ya estás ahí (...) Sé lo importante que es para vos estar ahí en Nacional, volver a tu casa, a tu país, después de tanto tiempo (...) Te deseo todo lo mejor. Ahora voy a tener que seguir a Nacional también", dijo el astro argentino del Paris Saint-Germain.

- Fichado por la hinchada -

El retorno de Suárez, máximo goleador histórico de la selección uruguaya y figura del fútbol mundial en la última década, es monotema en cada rincón del país de 3,5 millones de habitantes desde al menos diez días, cuando la posibilidad del regreso comenzó a cobrar fuerza.

Pero la exaltación tiene niveles particularmente desbordantes entre los simpatizantes tricolores, que se adjudican el inesperado pase.

"La primera hinchada del mundo en hacer fichajes", bromearon, tras la confirmación de la noticia, seguidores del Bolso en Twitter, donde apenas 20 días atrás iniciaron una masiva campaña para devolver al jugador al club, convirtiendo el hashtag #SuárezANacional en tendencia mundial.

La inmensa oleada de afecto hizo que el Pistolero considerara seriamente la posibilidad del regreso.

Con el objetivo de llegar con continuidad al Mundial de Catar-2022 y tras descartar múltiples ofertas por provenir de países en los que la familia prefería no asentarse o de equipos que no podían darle el nivel de competitividad que estaba buscando, la alternativa de Nacional comenzó a pasar de utopía a realidad.

El club uruguayo le garantiza la titularidad en al menos 16 encuentros, entre Copa Sudamericana y los campeonatos locales, durante los 100 días previos al Mundial, en un contrato corto que difícilmente otro equipo hubiera aceptado.

Asimismo, le permite estar a minutos del complejo deportivo donde concentra la selección, con el respaldo incondicional de los hinchas y la contención de sus familiares que viven en Uruguay.

- Romanticismo y marketing -

Tras la confirmación de la noticia el miércoles pasado, la prensa local calificó el fichaje como el más importante en la historia del fútbol uruguayo y muchos hicieron hincapié en el romanticismo de la decisión del delantero.

A tres meses de competir en su cuarta Copa del Mundo, Suárez salta de una de las ligas más importantes del mundo a uno de los campeonatos más pobres de Sudamérica, donde por decisión propia no superará los sueldos tope del plantel principal, una ínfima parte de lo que recibía en Europa.

No obstante, trascendió que el club compartiría con el jugador las ganancias que genere su llegada, las cuales ya están asomando.

La noticia revolucionó la sede del GPC, donde en menos de 24 horas Nacional registró 5.000 nuevos socios y vendió 700 butacas para la temporada, indicó la prensa local.

Los hinchas también aguardan la salida a la venta de la camiseta con su nombre y el 9 en la espalda.

Su debut en la cancha se espera para el martes, cuando el equipo del entrenador Pablo Repetto enfrente en Montevideo al brasileño Atlético Goianense en la ida de los cuartos de final de la Copa Sudamericana-2022.

gv/cl/ll/gfe

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.