Luis Miguel Etchevehere: "Alberto Fernández y Cristina Kirchner no creen en la propiedad privada"

LA NACION
·3  min de lectura

Tras la liberación del campo de su familia en Entre Ríos, que había sido usurpado por un grupo que responde al dirigente kirchnerista Juan Grabois, el exministro de Agricultura Luis Miguel Etchevehere aseguró hoy que el gobierno de Alberto Fernández y la administración provincial de Gustavo Bordet estuvieron "detrás" de la toma de "Casa Nueva".

Etchevehere, exfuncionario de Mauricio Macri, aseguró que el Presidente y Cristina Kirchner "no creen en la propiedad privada". "Lo que pasó en Entre Ríos fue una gran aventura política para cumplir en definitiva con lo que el Gobierno quiere. Fernández, Cristina Kirchner y Bordet no creen en la propiedad privada. Dan frases de compromiso, pero después en los hechos apoyan con logística, dinero y respaldo político", afirmó en diálogo con CNN Radio.

Después del desalojo por orden judicial del campo de la familia Etchevehere, Fernández destacó el viernes pasado la iniciativa de Grabois de "buscar tierras fuera de los centros urbanos para que la gente las explote". Dijo que "es una idea a tener en cuenta, que no es descabellada". "El Gobierno todavía no se definió (sobre las tomas). Al día siguiente del fallo de la Justicia, Alberto Fernández seguía valorando o elogiando lo que Grabois propone", apuntó Etchevehere.

El exministro y extitular de la Sociedad Rural remarcó que hubo funcionarios nacionales y provinciales que apoyaron la toma del campo de la familia Etchevehere. "Hubo funcionarios apoyando la toma y durmiendo adentro. El Ejecutivo nacional y el provincial gestionaron hasta último momento para tratar de que los usurpadores no quedaran como perdedores", lanzó.

El conflicto

El jueves pasado, la jueza entrerriana María Carolina Castagno falló en favor del reclamo de la familia Etchevehere para liberar el campo Casa Nueva. Dolores Etchevehere, la integrante de la familia que se había encerrado en el campo, fue detenida durante unas horas por resistencia a la autoridad. "Grabois vio la oportunidad de crear un relato. Dolores fue funcional a la decisión política de tomar tierras", afirmó Etchevehere.

El exministro también cuestionó con dureza a la gestión de Bordet en Entre Ríos. "Hace la plancha en todas las situaciones que vive la provincia y la provincia está quebrada. Llegó la hora de cambiar de signo político en Entre Ríos. El kirchnerismo gobierna hace 17 años", dijo. ¿Será candidato a gobernador?

La carta de Grabois

Horas después, Grabois leyó después un mensaje público en el que pidió a sus seguidores retirarse del lugar. El dirigente reconoció haber "sufrido una derrota", se compadeció de Dolores Etchevehere -a quien señaló como una "víctima emblemática de violencia" en estado de "indigencia"- y apuntó también contra Fernández; Bordet, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, por el desalojo de Guernica. "Dejen de ceder ante el poder fáctico", dijo.

En su carta, Grabois no ahorró palabras para cubrir de épica el revés judicial de la toma. "Nos duele por el pueblo pobre que esperaba que una vez se dé vuelta la tortilla y que los poderosos vean un límite institucional a sus privilegios ilegítimos que prevalecen sobre los de las grandes mayorías", postuló.

Juan Grabois, el "Rebelde Way" de la clase ociosa

"Hemos perdido una batalla, una batalla en la larga lucha por la justicia social", añadió Grabois, rostro visible del Proyecto Artigas, cuyos miembros se mantuvieron dentro del campo de los Etchevehere durante dos semanas, junto a Dolores Etchevehere, para implementar un proyecto de agricultura de tinte social y ecológico.