Luis Majul: "Víctor Hugo "aprieta" al Presidente y Moyano recibe un duro golpe judicial"

Luis Majul
·6  min de lectura

Es grave lo que está pasando en la Argentina, más allá de la pandemia. Muy grave. Lo vamos a ilustrar con tres hechos diferentes que forman parte del mismo problema. Uno es el "apriete" de Víctor Hugo Morales al mismísimo Presidente de la Nación. Otro es el nuevo golpe judicial que acaban de recibir Hugo y Pablo Moyano y toda cúpula de su gremio. Tiene una relevancia inusitada y todavía nadie lo publicó.

La tensa entrevista de Víctor Hugo Morales a Alberto Fernández por Venezuela: "El Gobierno dio un paso desilusionante"

El tercer hecho es la brutal ofensiva de Camioneros contra Mercado Libre y contra el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Avellaneda. El primer episodio, protagonizado por Víctor Hugo Morales, el relator de la doble moral, el que levanta el dedito con la mano izquierda y recibe dinero con la derecha, el "converso", el que de un día el otro le entregó el alma al matrimonio Kirchner horas después de haberse escandalizado por su presunto enriquecimiento ilícito le acaba de enmendar la plana al presidente de la Nación, Alberto Fernández. En efecto. Basado, según él mismo se vanaglorió, en su "bagaje" personal, mostró su enojo ante la posición argentina frente a Venezuela, después de un informe de la ONU sobre los derechos humanos en ese país.

El Gobierno mostró "profunda preocupación" por la situación de los derechos humanos en Venezuela

Lo hizo frente al propio Jefe de Estado, a quien empezaba a entrevistar por radio. Para que no te confundas. La posición Argentina que se conoció ayer es la de siempre: de condena los hechos de violencia en Venezuela. Tibia, formal , de cajón. Sin embargo, analfabeto político como es, Morales argumentó no sobre la declaración en sí, sino poniendo el acento en "la alegría inmensa que debía tener el Pro" por la noticia.

Mercado Libre. Camioneros bloquea cinco centros de distribución de la empresa

Después llevó al extremo su supina ignorancia en política internacional, al pedir a Fernández que retire a la Argentina del Grupo de Lima. Hay que desconfiar sobre las verdaderas intenciones del converso. Morales es otro que no hace ni dice nada sin antes chequearlo con la vicepresidenta. Por eso el episodio es más grave de lo que puede parecer a primera vista. Sobre el hecho que sigue - el segundo- te voy a hacer escuchar un audio. Lo vas a recordar enseguida. Es de una mujer muy valiente, dueña de Expreso Pontevedra. Se llama Nancy Pastorino. Se cansó de que le pidieran coimas bajo la amenaza de no dejarla trabajar. Denunció a toda la cúpula de camioneros por extorsión. La apretaron una y otra vez, no la pudieron doblegar. Ella grabó una conversación telefónica con uno de los capos de Camioneros. Con el que la estaba extorsionando. La presentó de inmediato ante la Justicia. La grabación se viralizó. Llegó a varios periodistas. La mayoría no se animó a ponerla en el aire. Nosotros sí. La pusimos en el aire en el programa de radio que entonces conducíamos. Fue el 8 de mayo de 2018.

Jorge Fernández Díaz: "Son incompatibles la familia Moyano con la democracia"

La mala noticia para los Moyano es que ayer a los presuntos extorsionadores de Nancy Pastorino, la Cámara de Casación Nacional les rechazó el pedido de evitar o postergar el juicio oral por el que deben ser juzgados. Vamos de nuevo. La cúpula del sindicato de los Moyano va a tener que responder por sus tropelías en un juicio oral. No lo van a poder dilatar más, por más chicanas que presenten. Los procesados por extorsión son: los directivos Mario Ernesto Villalba y Jorge Osvaldo Zenklusen; Juan Alberto Acevedo, secretario de Larga Distancia, Emilio Puebla, tesorero del Club Social y Deportivo Camineros; Armando Raul Altamirano, secretario de Fiscalización, Verificación y Cobro de Aportes; Paulo Villegas, secretario y tesorero, directivo y David Támola, directivo. Todos pertenecen a la conducción mayor de la Federación de Camioneros. Todos tienen línea directa con Hugo y con Pablo. Pastorino los acusó de apretarla para hacerle firmar cheques por dos millones de pesos. Quería que una parte del dinero fuera al gremio y otra a ¡El Club de Fútbol Camioneros! Los presuntos extorsionadores la apretaban así. Le decían que no le iban a habilitar el certificado de libre deuda. Que no la iban a dejar trabajar más. Pastorino dijo en sede judicial que solo pagó 100 mil pesos, pero que después se hartó. El fiscal que la tramita se llama Martín López Perrando. El juez, a cargo del juzgado Criminal y Correccional número 38, se llama Alberto Baños. Ambos le pondrán fecha cercana al inicio del juicio oral. Game over. O mejor dicho: esto recién empieza. El delito de extorsión contempla una condena de cinco años de cárcel. Y quizá algunos miembros de la directiva puedan apuntar hacia arriba. Pero, ¿querés divertirte un poco? El 18 de junio del año pasado, el abogado de los Moyano, Daniel Llermanos, anunció, con bombos y platillos, que el mismo juzgado, el 38, había desestimado la causa. Una causa que, según él, había sido "armada por Luis Majul". Cuando leí estas declaraciones que fueron levantadas por el sitio El Destape pensé, de verdad, que el juez la había desestimado. ¿Por qué podría suponer que era mentira, o que Llermanos lo había inventado? ¿Sabés qué? ¡Era mentira! ¡El tipo había inventado la información! Hoy volví a pensar en la lógica de este payasesco abogado. Una de cuatro: o Llermanos está loco, o miente a sabiendas, o le miente a Moyano para seguir comiéndole la billetera, o es un delincuente. De la respuesta nos vamos a enterar enseguida, porque ya la iniciamos una importante demanda por daños y perjuicios. Es más, esas denuncias mediáticas las presentó en varios juzgados. Y en todos concluyeron que era un delirio. Uno fue el fiscal federal Ramiro González. Lo mismo dictaminó el juez Ariel Lijo y los camaristas. Incluso González citó a Nancy Pastorino para preguntarle cuál había sido mi papel en la denuncia judicial. Pastorino le dijo, asustada como estaba: "A Majul lo vi una sola vez en mi vida. Solo me hizo una nota". Y así la teoría conspirativa de Llermanos fue desestimada in límine. Pero el problema no soy yo. El problema es que Moyano, desde que el Presidente lo llamó dirigente ejemplar, está más envalentonado que nunca. Pero no para defender a sus trabajadores. Solo para "robar" afiliados a otros gremios. Por eso bloquea los centros de distribución de Mercado Libre. Porque pretende afiliar, de manera compulsiva, a los trabajadores del centro de almacenamiento. Hay que avisarle al Presidente que Moyano no es un defensor de los laburantes y que es insaciable. Con estas medidas de fuerza no afecta a tanto a los accionistas de Mercado Libre como a miles de pymes que tienen como principal fuente de ingresos la venta de productos on line, en el medio de la pandemia. Y afecta a millones de compradores que dependen de Mercado Libre para recibir productos esenciales. Lo mismo se puede decir sobre el bloqueo de sindicalistas de Moyano en la Planta Extra Gas Cañuelas.Les importa un comino a los Moyano que miles de consumidores no puedan recibir las garrafas. Lo único que quieren es quitarles afiliados al Sindicato de Petróleo y Gas privado de Avellaneda. Cuando me preguntan si tengo miedo, mi respuesta es no, miedo no. Estoy cansado. Nos gustaría que los colegas, los que son honestos no dejen de informar sobre estos graves asuntos. Hoy los Moyano recibieron un duro golpe judicial. Pero mañana muy pocos lo van a publicar. Es probable que sea por miedo.