Luis Majul: “Segunda ola: ¿cierra todo de nuevo?”

Luis Majul
·4  min de lectura
El editorial de Luis Majul
El editorial de Luis Majul

Vamos al grano. Si esto sigue así, en pocos días podría cerrar todo de nuevo, como sucedió el 20 de marzo del año pasado. Lo indican los datos y la información política. Empiezo por la información: Cristina llama todos los días a Alberto, para pedirle que se ponga firme y cierre todo. Ella cree que el conurbano, donde se concentran sus votos, va a explotar. Axel Kicillof, el gobernador que no gobierna, ya tiene reservado un decreto que lo autoriza a terminar con el esquema de clases presenciales y ampliar el horario de toque de queda virtual a todos los municipios. Alberto está cansado. Más presionado que nunca. No solo porque todavía permanece convaleciente de Covid positivo. No solo porque ella -que no aparece en público durante la pandemia, como no apareció durante la tragedia de Once- lo aprieta, mal. También porque los rusos lo hacen. Quieren saber cómo fue que se contagió. Todavía no lo tienen claro.

Ahora hablemos con los datos en la mano. Los contagios y el promedio de muertes diarias siguen creciendo: hay más de 20 mil contagios por día y 250 fallecidos promedio, desde que la segunda ola comenzó. Es verdad que hay más testeos, unos 80 mil diarios en los últimos días. Pero, también es cierto que aumenta el índice de positividad: entre 25 y 30% promedio, en la última semana. Otro dato clave es la ocupación de camas de terapia intensiva que sigue creciendo. Hoy, en una solicitada firmada por representantes de la salud del sector público y privado de la seguridad social, se afirma que, en el AMBA, llegó al 69.2%, cuando hace dos semanas era de 56.5%. Su título es inquietante: “el sistema de salud tiene un límite”.

¿Cristina, Kicillof y los empresarios de las prepagas están exagerando, o abren el paraguas antes que el agua nos tape a todos? Hay algo que las estadísticas no muestran: los enfermeros, médicos e intensivistas que están en la trinchera y no aguantan más. Están sobrepasados. Y la mayoría cobra una miseria.

Coronavirus. Reuniones de urgencia en la Casa Rosada para evaluar medidas

Ahora, hablemos de vacunas. Llegaron a la Argentina, hasta ahora, 7.266.500. Se aplicaron 5.313.612. y 4.586.426 personas fueron vacunadas con una sola dosis. Solo 727.186 personas fueron inoculadas con dos dosis. ¿Qué significa esto? Que se vacuna poco. Y se vacuna mal. Es verdad que en la última semana se aceleró el ritmo. Se llegó a 500 mil dosis. Cada día se vacunó un poquito más que el anterior. También es cierto que si no empiezan a llegar más vacunas, a mitad de la semana que viene, tanto la Provincia como la Ciudad se quedarán sin dosis.

A propósito: ¿por qué no vacunan los fines de semana? ¿Por qué los chicos grandes de La Cámpora siguen montando chiringuitos y carpas y haciendo política electoralista con las vacunas? ¿Por qué los directivos de un centro de discapacidad que depende de la provincia (Hola Kicillof de nuevo) eligieron vacunarse primero, ellos, lo que constituye el peor de los pecados?

Ya sabemos que las variantes de Brasil y Gran Bretaña llegaron a la provincia y que su ritmo de contagiosidad es más veloz. También sabemos que, probablemente, las actuales vacunas puedan no ser tan efectivas frente a su ataque. Es más: el equivalente al ANMAT de China, acaba de decir que las dos vacunas de ese país, Sinovac y Sinopharm, no aportarían tanta inmunidad. Y que China piensa combinar una primera dosis de ambas con una segunda dosis de Moderna.

Coronavirus: Junto con EE.UU. e Italia, la Argentina es uno de los primeros países en los que se detectaron las dos variantes que más preocupan

En el medio de este tsunami, los caranchos del Covid, como Cristina y como Máximo Kirchner, trabajan para quedarse con el sello del PJ en la provincia y postergar las PASO y las generales, quien sabe, de verdad, hasta cuándo. Como si esto fuera poco, la vicepresidenta le ordena al inmoral de Zannini, otro vacunado vip, mandar a la quiebra a los accionistas del Correo, pertenecientes a la familia Macri. Es parte del operativo venganza. Los quiere mandar a la quiebra a pesar de que los acreedores ya anticiparon que aceptarían el pago de la totalidad de la deuda.

Por último, fuentes del Gobierno de la Ciudad sostienen que existe una mínima probabilidad que puedan comprar vacunas de Pfizer de moderna o de Johnson y Johnson. Dicen que Cristina, en cambio, todavía está insultando a Santiago Cafiero, por invitarlos a comprar vacunas sin su debido permiso. Ella lo sigue teniendo en la mira. Entre los funcionarios que no funcionan.