Luis Lacalle Pou registra un fuerte apoyo empresarial y crece su popularidad

Nelson Fernández
·3  min de lectura

MONTEVIDEO. Al cumplirse un año de su victoria electoral y pese a que Uruguay atraviesa una recesión económica en medio de la pandemia , el presidente Luis Lacalle Pou , mejora su popularidad y recibe un fuerte grande del sector empresarial.

La Encuesta de Expectativas Empresariales de la consultora Exante entre ejecutivos de las principales 300 compañías del país arrojó que el 89% aprueba la gestión del gobierno, apenas 1% la desaprueba y 10% tiene opinión neutra. El respaldo se da en medio de un repunte inédito del clima de negocios y de perspectivas de inversión, que registra esta medición semestral que se realiza desde 2010.

El dato fue bien recibido por el gobierno, que procura recibir inversión extranjera para dinamizar la economía, ya que el resultado del sondeo muestra que el sector empresarial considera positivas las medidas adoptadas por la nueva administración. La inversión privada venía en baja desde 2013.

El apoyo empresarial podría contrastar con la opinión de los trabajadores, pero también hay alto nivel de aprobación popular a la gestión de Lacalle Pou. La última encuesta de Equipos Consultores muestra que, en octubre, el presidente mejoró su aprobación, que pasó del 57% al 60%, un resultado muy alto para un líder que tuvo un voto del 28,6% en octubre del año pasado en primera vuelta y que en el ballottage recibió el 49%.

De paraíso a película de terror: por qué se apaga el atractivo turístico de Cancún

Además, la desaprobación había bajado en septiembre del 20% al 18% y en octubre vuelve a 20%, mucho menor a los que votaron contra él hace un año: el 47% que lo hizo por el candidato del Frente Amplio.

Por su parte, la encuesta empresarial refleja un optimismo en la recuperación para 2021, luego que el país sufriera el impacto de la Covid-19. Hay 73% de los más de 300 ejecutivos consultados que considera que la situación económica será mejor al cabo de un año.

En tanto, las opiniones positivas sobre la evolución del clima de inversiones en los próximos doce meses ascendieron al 67%.

Los ejecutivos consultados consideran que el impacto de la crisis sanitaria sobre la actividad de sus empresas ha sido severo, pero también en buena medida transitorio: el 52% dijo que sus empresas han recuperado niveles "normales" de actividad o que prevén que lo harán en menos de seis meses.

Igual de contundente es la expectativa de mejora respecto del clima de inversiones para el año próximo: dos de cada tres tiene una visión optimista, y el saldo neto entre respuestas positivas y negativas resultó el mayor desde que se realiza este relevamiento.

Los ejecutivos prevén que el PBI tendrá una fuerte caída en 2020 y en su mayoría aguardan un repunte (moderado) en 2021. La economía uruguaya había estado relativamente estancada en el tercer gobierno del Frente Amplio (2015-2020) y ese período había terminado con recesión, lo que se agravó por la pandemia que estalló dos semanas después del cambio de mando.

Despiden a un periodista estrella de The New Yorker por masturbarse en un Zoom

En tanto, sobre evolución de precios, los empresarios aguardan que la inflación ceda en 2021, aunque son relativamente pocos los que la visualizan dentro de la meta. El promedio de inflación esperada para el cierre del año próximo es del 7,8%; no obstante, las previsiones de inflación de mediano plazo han mostrado una sensible corrección a la baja (una mayoría amplia, el 66%, proyecta inflación menor a 7% para dentro de tres o cuatro años.

En términos generales, son relativamente pocos los ejecutivos que esperan que sus empresas incrementen la cantidad de trabajadores respecto al promedio "pre-pandemia": solo uno de cinco tiene pensado incrementar el personal ocupado a niveles superiores previos a la pandemia.