Arce nombra ministros y desata descontentos en su partido

CARLOS VALDEZ
·2  min de lectura
El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, en el centro, y el vicepresidente David Choquehuanca, a la izquierda, se paran en el balcón del palacio presidencial el día de su asunción en La Paz, Bolivia, el domingo 8 de noviembre de 2020. (AP Foto/Jorge Mamani)

BOLIVIA-NUEVO GOBIERNO

El nuevo presidente de Bolivia, Luis Arce, en el centro, y el vicepresidente David Choquehuanca, a la izquierda, se paran en el balcón del palacio presidencial el día de su asunción en La Paz, Bolivia, el domingo 8 de noviembre de 2020. (AP Foto/Jorge Mamani)

LA PAZ (AP) — El presidente Luis Arce excluyó a figuras de su partido y optó por un gabinete político, con tecnócratas en áreas técnicas y lideres sociales pero no pudo contentar a las bases de su partido, que presionan por cuotas.

Ni bien juramentó a sus 16 ministros, militantes del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) que esperaron por horas frente a la casa de gobierno, manifestaban su malestar al grito: “¡El Alto se respeta!”.

Ciudad vecina de La Paz, El Alto es la plaza fuerte del MAS y sus dirigentes habían reclamado seis carteras. “No vamos a permitir a paracaidistas (arribistas), no estamos de acuerdo con este gabinete”, dijo un dirigente a voz en cuello que no se identificó.

No obstante, Arce excluyó a quienes trabajaron con el expresidente Evo Morales a pedido de su partido, que demandó “renovación”. El actual presidente fue ministro por 12 años de Morales, quien regresó a Bolivia el lunes tras un año de vivir en el exilio desde su precipitada renuncia.

El heredero político de Morales confío la cancillería a un abogado sin carrera diplomática ligado a la defensa de los derechos humanos y activista del MAS. En la cartera de Economía puso a un tecnócrata y profesor universitario y en Salud a un cardiólogo sin militancia. La mayorías de los 16 ministerios serán ocupados por políticos que colaboraron con el gobierno de Morales desde una segunda línea.

“Será un gobierno austero”, dijo, y anunció que la prioridad será “reactivar la economía” y encarar la pobreza “que profundizó la crisis sanitaria”. Soslayó mencionar a la salud como una prioridad, sector con el que el gobierno de Evo Morales mantuvo una larga disputa.

“Tendríamos que tener 149 ministerios para satisfacer los pedidos", dijo Arce la semana pasada ante las presiones de sus bases.

Arce tiene el desafío de reconciliar a los bolivianos tras una año de fuerte polarización política tras el estallido social que dejo 36 muertos en 2019, lo que precipitó la renuncia de Morales después de unas elecciones denunciadas como fraudulentas.