Ludwika busca reconciliar a las mujeres

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 15 (EL UNIVERSAL).- En la nueva serie "Madre sólo hay dos", de Ludwika Paleta, su personaje, Ana, es una mujer obsesionada con el trabajo y la perfección que sacrifica su labor por ser madre y que en algún punto le dice a su marido que "no sabe lo que es vivir en un mundo de hombres siendo una mujer", algo que la actriz confiesa es una realidad, ya que ella, al igual que millones de mujeres en el mundo y en distintos ámbitos, ha tenido que abrirse camino en un mundo dominado por hombres.

"Ana es una ejecutiva con un puesto muy importante y está rodeada de hombres. A lo largo de la historia se ha apoyado más a los hombres que a las mujeres, incluso hay todo un movimiento en Hollywood de que los actores ganan más que las actrices. Es algo que pasa en todo el mundo y eso ha generado un movimiento femenino", comenta Ludwika.

Pese al panorama desfavorecedor para las mujeres, Paleta busca una igualdad entre ambos géneros y al cual ella apoya a través de sus trabajos.

"Esta serie habla del empoderamiento femenino y de cómo las mujeres, si nos damos la mano en lugar de pisarnos, podemos hacer cosas increíbles".

Como parte de este movimiento, la actriz también desea que entre su propio género cada vez exista más solidaridad, compañerismo y, sobre todo, empatía.

"Hay que aprender a reconciliarnos en nuestras diferencias, veo que últimamente hay mucha polarización y violencia hacia el que no piensa como tú, cuando en realidad podemos aprender mucho escuchando a los que tienen opiniones diferentes; la serie plantea cómo dos mujeres se pueden llevar bien entre sí".

Madre sólo hay dos llegará a la plataforma de Netflix el próximo 20 de enero y contará también con la participación de Paulina Goto, Martín Altomaro, Lisa Owen y Lis Gallardo.